miércoles, 17 de diciembre de 2014

Y Lola siguió corriendo

En mi eterno afán por sumergirme en un cine lo más alejado posible de las producciones comerciales a las que (y yo mismo me arrepiento en estos momentos) era adicto no hace demasiado tiempo, este último año he invertido de forma bastante evidente y hasta radical mis estadísticas cinematográficas, hasta hace poco plagadas de títulos mayormente norteamericanos pero que en los meses pasados se han llenado cada vez más de películas asiáticas y europeas. Esto no solo me ha servido para poder hablaros de películas relativamente poco conocidas, sino que además también ha supuesto un cambio de 180 grados en mis gustos cinematográficos.

Todo esto no se a cuento de qué venía, ya que hoy lo único que pretendía era comentaros brevemente una de las últimas joyas que he encontrado, y en esta ocasión proveniente de Alemania.
"Corre, Lola, corre", realizada (y además una de sus primera películas) por Tom Tykwer, director entre otros títulos de "El perfume" y "El atlas de las nubes", este último en colaboración con los Wachowski, desarrolla en menos de una hora y media uno de los filmes de acción más fascinantes y originales que se hayan hecho en las últimas dos décadas. Prefiero decir lo mínimo porque es una de esas películas que se ven mucho mejor cuanto menos sabes de ellas, pero al fin y al cabo algo tendré que contaros.

Lo primero que deberíais saber es que su argumento es muy simplista y se nos presenta nada más empezar: una chica recibe una llamada de su novio, quien ha perdido una importante suma de dinero que debe entregar a su jefe mafioso en 20 minutos, y para lo cual le pide ayuda. Comienza así un carrusel frenético que destaca ante todo en su magnífico apartado visual, lleno de fantásticos planos y secuencias poco habituales, y con una narrativa que no puedo calificar de otra forma que no sea rompedora.
Y con tan poca información os dejo. "Corre, Lola, corre" es una película que da para muchísimo análisis, y de la que se puede hablar largo y tendido, pero al fin y al cabo mi única pretensión es recomendarla a quien me lea. Podéis confiar en mi criterio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario