viernes, 12 de diciembre de 2014

Los cuatro genios del cine coreano

Hace unas semanas escribía un artículo sobre los que para mí son los más destacables actores del cine coreano, y hoy como corresponde toca hablar de los cuatro directores a mi juicio mejores del cine de este país. Y si solo hay cuatro no es porque los demás sean malos o mediocres, sino porque en casos como Na Hong-jin, director de "The Chaser" o "The Yellow Sea", su producción hasta ahora ha sido escasa. En cuanto a los protagonistas de esta entrada, todos tienen películas mejores o peores, algunas incluso muy flojas, pero si juzgamos por su filmografía completa son creadores de mucho talento, por un motivo u otro.

Park Chan-wook
Pese a que su reciente desembarco en Estados Unidos (esperemos que no por mucho tiempo) le ha hecho desaparecer momentaneamente del panorama coreano, es innegable que es el director más influyente y conocido de su país, sobre todo por "Oldboy" esa películas que como ya he dicho varias veces sigo sin entender su fama. Algo irregular, en su filmografía alternan filmes brillantes como "Sympathy for Lady Vengeance" y "Thirst" con otros menos buenos pero interesantes ("JSA", "Sympathy for Mr Vengeance" o la divertidísima y surrealista "Soy un cyborg", menos conocida pero aprovecho para reivindicar), sin nunca perder un estilo muy original caracterizado por tratar historias cruentas con una cierta ligereza y por una gran factura visual. Imprescindible.

Bong Joon-ho
En las únicas cuatro películas suyas que he visto (y solo ha hecho dos más) siempre ha demostrado ser un director narrativamente sobresaliente, un contador de historias nato de los que les aporta algo más a cualquier película con su trabajo de dirección y su impecable fotografía. "Memories of Murder" es sin duda su obra cumbre, una lección magistral de cómo hacer un thriller policíaco, y tampoco queda lejos "Snowpiercer". "Mother", aunque me pareció menos interesante, también es técnicamente notable y "The host", pese a que su argumento cojea en algunos aspectos, no deja de ser una a ratos divertida y a ratos tensa película de tintes fantásticos con una buena crítica medioambiental.

Kim Ki-duk
Inconfundible. Merece la pena ver cualquiera de las películas aunque solo sea por disfrutar de su personalísimo estilo sin que el argumento te importe lo más mínimo. He visto solo unos pocos títulos de su extensa filmografía, pero con solo esa fracción me basta para definirlo como un director único en su especie, que cuenta historias que siempre tienen algo entre lo inusual y lo cotidiano, y que hace de los silencios y la falta de diálogos una de sus mejores 'armas'. Puede gustarte más o menos, pero solo por su estilo hay que aplaudirle. Su mejor película: "Hierro 3", una auténtica obra maestra.

Kim Jee-woon
El menos bueno de estos cuatro, que no es poco. Solo por su genial "Encontré al diablo" ya se merecería con creces un puesto aquí, pero si a ese bagaje le añades "A Bittersweet Life" o "El bueno, el malo y el raro", que no es que sean grandes películas pero a mi me gustaron mucho, tenemos un notable director, con un estilo menos marcado que los anteriores pero técnicamente muy competente. Otro que por desgracia también ha abducido el cine norteamericano.






No hay comentarios:

Publicar un comentario