viernes, 14 de noviembre de 2014

Interstellar

La película más esperada del año, para mi y para muchos; la nueva gran obra de un director que lleva diez años sorprendiendo con cada proyecto que lleva a cabo; una muy prometedora historia de ciencia ficción que lo tenía todo para convertirse en una genialidad más. ¿Y qué ha sido de ella? Efectivamente, una genialidad. 

A decir verdad, no esperaba menos. Tenía las expectativas muy altas con esta nueva película de Nolan, tan ambiciosa como siempre, pero a la vez sabía (y así ha sido) que difícilmente alcanzaría a mi película favorita, una cierta maravilla llamada "Origen". Afortunadamente, "Interstellar" ha cumplido, y lo que es más, ha supuesto un paso más en la filmografía de un Christopher Nolan que sigue confirmándose como uno de los mejores, más originales y más completos directores del siglo XXI. Toda una odisea de ciencia ficción que se mete de cabeza entre las mejores de su género.
Es dificilísimo quedarse con solo una cosa de un filme tan denso y complejo como este, así que iré por partes, sin profundizar mucho en cada uno de sus aspectos. La historia, que siempre ha sido el punto más fuerte de Nolan, es sencillamente magistral, sin grandes giros de guión pero muy sólida, alternando muy bien los momentos más dramáticos con otros de pura contemplación del universo (literalmente) y algunos toques cómicos bien introducidos. Únicamente tiene un par de fisuras en su final y con respecto a un personaje del que no revelaré nada.

Por supuesto, los protagonista de esta historia son igual de sólidos. Matthew McConaughey se mete en la piel de un padre de familia al que vemos durante toda la película debatirse entre el deber que tiene para con la humanidad y el amor paternal, que termina convirtiéndose en el eje central del filme, y que tampoco sería posible sin la también notable participación de Jessica Chastain, quien junto al de Anne Hathaway probablemente sean los mejores personajes femeninos que Nolan haya creado.
Por si fuera poco, visualmente es impresionante, y podría quedarme poco. Solo por las escenas en el agujero negro y los planetas merecería la pena pagar la entrada (y lo mejor es que los efectos visuales no apartan la atención de la historia). De notable también la banda sonora de Hans Zimmer. Y además para aquellos interesados por la ciencia os resultará también muy interesante. 

Los dos años de espera han valida la pena. Nolan sigue siendo tan fiable y sorprendente como siempre, y con "Interstellar" crea una de las mejores películas de ciencia ficción que se hayan hecho. 

Mi puntuación:
Sobresaliente



No hay comentarios:

Publicar un comentario