jueves, 30 de octubre de 2014

Películas de terror que deberías ver (II)

Para el segundo capítulo de esta mini-sección (que si ha caído en estas fechas tan "convenientes" ha sido por simple casualidad, os lo juro), os traigo tres clásicos del cine de terror, cada uno de ellos de un subgénero distinto. y que también se encuentran entre mis favoritas de este tipo. Dos de ellas son, junto a "El exorcista", los tres mayores filmes de terror de los años 60 y 70, y con una influencia enorme en todos los títulos que se han hecho posteriormente. "Al final de la escalera" es algo menos conocido, pero igualmente recomendable.

La Maldición
Esta y "El exorcista" son probablemente los padres de todas las películas que tengan algo que ver con demonios y entidades diabólicas que se han hecho en las siguientes décadas, y con motivo. La banda sonora de "La maldición" (o "The Omen" en inglés) está entre las mejores y más icónicas del cine de terror; está protagonizada por una estrella de Hollywood como Gregory Peck y a pesar del paso de los años se conserva fantásticamente.

Sinceramente, creo que hay muy pocos filmes de los que se hacen en épocas más recientes que sean capaces de lograr la misma sensación de constante intranquilidad que transmite "La maldición", que lo hace además con recursos sencillos, sin la batería de efectos especiales y sustos fáciles que según parece son imprescindibles en el cine de terror de este siglo. Un ejemplo es el niño alrededor del que gira la historia, que simplemente por su aspecto y por la mirada que tiene es fácil inquietarse.

La semilla del diablo
Aunque realmente me cueste verla como una película auténtica de terror, por el simple hecho de que no da nada de miedo, por su argumento y la influencia que ha tenido merece la pena verla, y lo que sí puedo garantizar es que es bastante inquietante. Fue dirigida por Roman Polanski y protagonizada por Mia Farrow en uno de sus primeros papeles relevantes, y si ahora aún se le puede considerara como un filme algo transgresor, es difícil imaginarse lo que supondría allá por 1968.

Lo mejor de la película es cómo desde el mismo inicio no hace más que dejarte pequeñas piezas de la historia, de la que pasado cierto punto comienzas a sospechar su verdadero trasfondo, y relativamente pronto es fácil darse cuenta de lo que está ocurriendo en realidad, pero no por ello dejas de querer seguir viéndola. No la recomendaría si buscáis una película que asuste, pero es más que interesante.

Al final de la escalera
En este caso nos encontramos con una de las mejores películas de casas encantadas y presencias del más allá que existen. No es nada espectacular pero tiene muy buenos ingredientes: psicofonías, niños muertos, un protagonista con un triste pasado y la mansión antigua de turno. Muy entretenida y con algunos momentos claustrofóbicos. La historia está bien desarrollada, y alterna bien los momentos de tensión con los de tranquilidad.

Sin aterrorizar en absoluto, "Al final de la escalera" es de esas películas que gracias a un buen ambiente y a una historia bien construida puede haceros pasar un buen rato (o malo, según como se vea). Además, seguramente sea uno de los modelos de este subgénero del cine de terror, uno de los más habituales, por si fuera poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario