lunes, 6 de octubre de 2014

Ciclo de cine bélico: Lazos de guerra

Después de haber visto varios clasicazos estadounidenses del cine bélico y unos pocos títulos de otros países, hoy cerramos este ciclo con un filme procedente de Corea del Sur, país del que también podríamos mencionar "JSA" (o Joint Security Area"), la primera gran película de Park Chan-wook, pero por su historia se acerca más al thriller de intriga, por mucho que se desarrolle mayoritariamente en un puesto avanzado de la tensa frontera que divide las dos Coreas. "Lazos de guerra" seguramente no la veáis en muchas listas que hagan un repaso de los mejores filmes de este país, pero si hablamos de su resultado como película bélica, tiene poco que envidiar a las producciones norteamericanas.

La historia que nos cuentan es la de dos hermanos que viven con su madre y la prometida de uno de ellos en Seúl. El mayor es zapatero y prácticamente todo lo que gana lo utiliza para que su hermano pueda estudiar y tener un buen futuro. Así que los primeros minutos del filme nos muestra la vida feliz, que vive  esta familia. Pero por desgracia esta 'ilusión' queda destruida por la invasión de los comunistas, que oblliga a los dos hermanos a tomar las armas y marchar a la primera línea de batalla. En adelante toda la película se centra en la vida de ambos en el ejército, poniendo especial énfasis en cómo la relación entre ellos cambia conforme avanza la guerra.
Con un argumento bastante convencional pero efectivo, que apela muchísimo a lo emocional, "Lazos de guerra" es uno de esos filmes bélicos tipo "Salvar al soldado Ryan", que mezcla en una proporción muy equilibrada la narración de las acciones militares con el desarrollo de sus personajes. La historia gira alrededor de los dos hermanos, y no al revés. Personalmente, no tengo ninguna preferencia por ninguno de estos dos modelos, siempre y cuando lo equilibre bien y el resultado final sea satisfactorio. La verdad, es fácil empatizar con los protagonistas, y a la vez sentirte interesado por lo que está ocurriendo de modo que no nos perdemos en una maraña de operaciones bélicas.

Como dije antes, en un filme tan emocional como este tenemos un amplio surtido de escenas emotivas, música dramática y momentos épicos de soldados con la moral por los aires que a los pocos segundos reciben el impacto de las balas y los proyectiles de artillería. Pero lo mejor de todo es que aunque este despliegue de estímulos sea abundante, no se desmadran y en ningún momento llega a parecer exagerado hasta el punto de que la película se vuelva irreal. La culminación de todo esto es un final bestial, de altísima carga emotiva que sin duda llevará al borde de las lágrimas a más de uno, garantizado.
A fin de cuentas, una muy recomendable película de la escuela de "Salvar al soldado Ryan" (incluso me ha gustado más que la de Spielberg), que si bien no aporta nada nuevo no se hace nada pesada, es muy interesante y seguro que todos a los que os gusta el género la disfrutáis.

Mi puntuación:
Notable.

Y con esto, señoras y señores, doy por cerrado este ciclo. En los próximos días subiré una entrada con mis conclusiones y os introduciré el próximo ciclo, el tercero del blog. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario