jueves, 18 de septiembre de 2014

Ciclo de cine bélico: En tierra hostil


Estoy convencido de que muchas personas cuando ven la combinación entre cine bélico y Estados Unidos casi siempre se imaginarán filmes ultrapatrióticos, llenas de escenas de soldados demostrando su valentía y su amor por su país, de marines repletos de testorterona, con poco seso y canciones que hemos oído decenas de veces, y de fondo una clásica banda sonora, cuanto más épica y emotiva mejor. Si se tiene esa imagen es por algo, hay un gran número (demasiadas en mi opinión) de películas que cumplen todos estos requisito y que dan fundamento a este "paradigma", pero por fortuna existen algunos, no muchos pero suficientes, que de vez en cuando saltan esta barrera de argumentos y simbolismos tan manidos para apostar por un tipo de filme algo diferente. Por ejemplo, en este ciclo ya vimos algo parecido con "Black Hawk derribado" y "En tierra de nadie".

Si os estoy contando esto, ¿es porque "En tierra hostil" puede unirse a esta lista? Mmm, siento deciros que no del todo, aunque tampoco se la puede agrupar en el montón de las 'repite-fórmulas'. Digamos que está en un término medio, tiene cosas buenas y otras no tan buenas, pero vaya por delante que sabiendo el tipo de filme que es y quien está detrás de las cámaras me ha sorprendido en el buen sentido. Además, ya había visto la más reciente "Zero Dark Thirty", que también me dio una impresión parecida por mucho que no soporte la fanfarria nacionalista que tanto les gusta soltar a muchos directores estadounidenses cada vez que pueden. Aquí también lo hay, pero menos y no tan en primer plano. (Por cierto y antes de que se me olvide: si alguien se lo está preguntando, sí, esta es la película que para sorpresa de muchos arrebató el Óscar a mejor película a "Avatar" hace unos años, algo que no entiendo. No, no, lo que no entiendo es que las dos estuviesen siquiera nominadas, pero mejor que ganase "En tierra hostil" a que lo hiciese la de Cameron).
La historia, nos sitúa en la Irak ocupada (o lo que fuese eso) por Estados Unidos hace unos años, y se centra en un escuadrón de soldados dedicados a desactivar las bombas que los paisanos dejaban por las calles de las ciudades como si mierdas de perro se tratase (eso es lo que se ve en la película, a mí no me miréis). En este grupo tenemos un soldado joven algo neurótico con cierta facilidad para perder la compostura en situaciones de riesgo, un negro-hombre de color-afroamericano (para que nadie se ofenda) que se toma muy en serio su trabajo y el desactivador de bombas propiamente dicho, el clásico soldado que no parece tener miedo de nada y que se lanza a un coche-bomba en potencia con toda la tranquilidad del mundo.

La película no se me ha hecho larga en ningún momento, para nada, es la mar de entretenida y tiene escenas (el enfrentamiento en pleno desierto, la 'cacería' nocturna) llenas de tensión excelentemente manejadas. Trabajo de dirección impecable, muy similar al que se vio en "Zero Dark Thirty", contando todo con la mayor precisión. El filme es bastante pausado, tiene fragmentos de acción pero otros mucho más tranquilos que vienen muy bien. Y por último, aunque no entienda la utilidad de tener a dos grandes actores como Guy Pearce y Ralph Fiennes haciendo papeles insignificantes de cinco minutos, las interpretaciones de Anthony Mackie y sobre todo Jeremy Renner son de notable.

Mi puntuación:
Notable alto.

Y la próxima película es la última del ciclo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario