lunes, 18 de agosto de 2014

Película de la semana: Funny Games


Con una semana de retraso por los problemas que ya os comenté, la película que hoy toca tratar es este filme de culto creada por un director, Michael Haneke, que hace no mucho estuvo de moda por el triunfo a nivel internacional que supuso "Amour", pero que lleva muchos más años realizando películas con su peculiar y reconocible estilo fílmico. "Funny Games" es seguramente uno de sus títulos más conocidos, fama que sin lugar a dudas se debe en gran medida a lo perturbador y desquiciante de su argumento. Advierto que solo voy a hablar del filme alemán de 1997, ya que diez años más tarde el propio Haneke realizaría un remake en Estados Unidos protagonizado por Naomi Watts y Tim Roth que no he visto (y siendo sinceros tampoco tengo demasiadas ganas de ver), por lo que no puedo ni voy a compararlos.

Para los que no lo sepáis, la historia que se desarrolla en "Funny Games" es la de un matrimonio (por lo que parece bastante acomodados económicamente) que va a pasar las vacaciones en su casa de la costa donde se encontrarán con otros amigos. Cuando aún se están instalando, reciben la visita de un joven que según dice vive en la casa de su vecinos... El resto lo dejo a vuestra imaginación, pero sí os diré que hasta cierto punto es bastante imprevisible. En parte, pues una vez que asimilas la situación 'principal' el resto de la historia es relativamente fácil de desarrollar, aunque no por ello dejes de estar con los ojos bien abiertos... Por razones de mucho peso.


Como ocurre con muchas películas, te guste más o menos es difícil negar que "Funny Games" es un muy buen título si hablamos de originalidad. Pero no de originalidad en su historia, sino en la forma de desarrollarla, en cómo ocurren los acontecimientos y se cuentan. Por ejemplo, el hecho de que durante algunos momentos, muy contados, del filme el 'villano principal' se dirija a cámara para dirigirse al espectador consigue mucho más que la gran mayoría de escenas de violencia que hay en el filme (no todas), por la sensación de frialdad que transmiten unos personajes ya de por sí caracterizados por esa 'cualidad'. En la otra cara de la moneda tenemos una tensión brutal a partir de cierto punto de la película. Es decir, ingredientes que si los unes crean un cóctel explosivo y difícil de igualar. También me gustaría destacar los recursos técnicos que Haneke usa en varias ocasiones, sobre todo en cuanto a la elección de planos y un par de detalles técnicos originalísimos.

Pese a todo, lamento tener que decir que "Funny Games", pese a sus muchas virtudes, no me ha parecido ni de lejos una gran película. Es buena, muy buena si solo se ven algunos componentes, pero como conjunto me ha decepcionado un poquito. Sí, es original, rompedora y descarnada, pero no es el único filme con esas mismas cualidades. Tampoco os digo con esto que dejéis de verla, si estáis acostumbrados a ver películas con altas cargas de violencia 'sin sentido' puede que os guste y la disfrutéis.

Mi puntuación:
Llega al notable, nada más.

Y la película de la próxima semana es: El hombre elefante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario