martes, 8 de julio de 2014

Película de la semana: Eduardo Manostijeras


Antes de comenzar, me siento en la obligación de aclarar que Tim Burton es con poco margen de duda el director de cine al que menos y peor aguanto. No he visto toda su filmografía, ante todo porque no me siento con la fuerza moral de hacerlo (aunque tarde o temprano veré la mayoría de sus películas más famosas), pero todas las que he visto me han parecido en mayor o menor medida filmes de clase media-baja. Es inevitable, lo siento así. "Big Fish" y "Charlie en la fábrica de chocolate" son, sin alargarlo más, insoportables. "Sleepy Hollow" la vi hace tiempo y por lo que recuerdo no creo que lo vuelva a hacer. Y podría seguir pero voy a dejarlo donde está.

Dicho esto, entenderéis que no para mí no es un elogio especialmente importante decir que "Eduardo Manostijeras" es su película que más me ha gustado. Y ya está. No me ha parecido una obra maestra ni de lejos, la historia, como casi todas las que vemos en las obras de Burton, supera con creces la raya del infantilismo, a veces incluso del absurdo ("Big Fish" era un despropósito por esto último), sus personajes, en la misma línea, no son memorables pese a la originalidad de su protagonista... Pero, pese a todo, no me ha dolido verla. En absoluto. Y eso, tratándose de Tim Burton, es mucho.


La razón es que le salva su buen uso de la comedia y el romanticismo. El primero tiene más importancia, como suele ocurrir en su filmografía, y aunque se valga de chistes y recursos a menudo absurdos, funcionan realmente bien, no son muy empalagosos ni muy inocentes, y la mayoría de las veces logran al menos arrancar una sonrisa al espectador. En cuanto al segundo, la clave es que no basa toda la historia en la relación entre Eduardo y Kim, ni el romance está metido con calzador. Se va desarrollando poco a poco, conforme avanza la historia, resulta coherente y, en su momento cumbre, no se extiende demasiado. Sencillo y efectivo.

Sigue teniendo los mismo problemas que siempre he visto al cine de Tim Burton, sobre todo a sus historias y al tratamiento que el director hace de ellas, pues siendo su estilo es algo inevitable, pero si se lo compara con lo peor de su filmografía "Eduardo Manostijeras" sale muy bien parado. Además, Johnny Depp, un actor que al igual que Burton no se cuenta ni de lejos entre mis favoritos, hace un trabajo bastante destacable, lo mismo que otros secundarios como Winona Ryder o Dianne West. 

Mi puntuación:
7, un gran triunfo para una película de Tim Burton.

Y la película de la próxima semana es: Déjame entrar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario