viernes, 4 de julio de 2014

Ciclo de cine bélico: Ciudad de vida y muerte


Llegamos al ecuador de este ciclo, y para no perder la costumbre volvemos a Asia oriental, una región de la que ya hemos visto una importante cantidad de títulos en este blog, casi todos coreanos y japoneses. Ahora en cambio le toca el turno al cine chino, la tercera potencia cinematográfica de Asia, y a la que prácticamente no hemos dedicado tiempo. Así pues, que mejor oportunidad para lanzarnos de cabeza a las profundidades de la producción fílmica de este país que viendo esta gran película, "Ciudad de vida y muerte", una joya de la que, para comenzar, puedo decir que es uno de los mejores títulos de cine bélico que he visto, incluso mejor que las más conocidas leyendas estadounidenses (y a falta de ver "Apocalypse Now" y "La chaqueta metálica").

Alguno podría pensar: ¿está exagerando? ¿Se habrá dejado llevar por un excesivo entusiasmo? Esto último no lo descarte, ya que es algo que me ocurre con mucha frecuencia cuando veo una película, pero tras haberla dejado reposar un par de días creo que mi opinión con respecto a "Ciudad de vida y muerte" no va a cambiar demasiado. Es un peliculón, así de claro. Un filme completo, durísimo hasta límites que pocas veces he visto en un filme, pero a la vez con una 'belleza' muy especial producto en parte de su maravillosa fotografía y en parte a su historia, en la que se nos muestra que el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor. 


Ante todo, ¿de qué va "Ciudad de vida y muerte"? Básicamente, se nos relata uno de los episodios más oscuros del siglo XX, aunque haya sido empequeñecido por otros mucho más conocidos: la Masacre de Naking, ocurrida durante la invasión japonesa de china en los años 30, en la que perdieron la vida alrededor de 100.000 chinos en pocos meses. No son temas ajenos al cine, ya hemos visto muchos filmes sobre el holocausto, pero el realismo y sobre todo el retrato tan fidedigno de los hecho que se ve aquí no es del todo común. Y menos aún el hecho de que, aunque evidentemente sean los malos, los japoneses no estén tan demonizados como en muchas producciones estadounidenses, o como se suele hacer con los nazis. Para que os hagáis una idea, en su estreno en China las críticas que sufrió la película por esta razón (la masacre es un suceso que aún hoy provoca muchas tensiones entre chinos y japoneses) hicieron que estuviese a punto de ser retirada de las salas.

Todo e se debe a una narración que se desarrolla justo en la línea que separa el relato objetivo del más emocional. Sería mejor describirlo diciendo que tiene mucho de ambos lados. Importa tanto la historia como sus personajes, hace que te involucres, que te preocupes por unos y odies a otros, pero sin convertirse nunca en un filme que dependa casi exclusivamente de lo emocional, como le ocurría a "La lista de Schindler". De hecho, para colocar definitivamente mi cabeza en una guillotina, "Ciudad de vida y muerte" es en la mayoría de sus aspectos bastante mejor que la obra de Spielberg. Ahí lo dejo.


Para rematar, junto a su excelente historia y desarrollo, técnicamente es una película espectacular, gracias sobre todo a una fotografía maravillosa. El uso de la imagen en blanco y negro está plenamente justificado, pues concuerda a la perfección con su entorno de absoluta destrucción, y aparte está repleta de muy buenos fotogramas, poderosos y cargados de emotividad. Tanto es así que, sobre todo en su primera mitad, el diálogo es bastante escaso, con lo que la imagen tiene muchísima importancia. Hay casos de filmes que fracasan por su empeño de transmitir más a través de lo visual que mediante la historia, y esta lo consigue. O diría que lo hace si no fuese porque ambos aspectos están perfectamente balanceados.

¿Qué más queréis que os diga? Si con esto no he conseguido que os entren ganas de verla no sé qué más puedo hacer. Os prometo que la disfrutareis (y la sufrireis). Una pequeña gran joya.

Mi puntuación:
Sobresaliente, y cerca de la perfección.



No hay comentarios:

Publicar un comentario