lunes, 30 de junio de 2014

Película de la semana: Psicosis.


Ya iba siendo hora de que Alfred Hitchcock hiciese acto de presencia en este blog. Indiscutiblemente es uno de las personas que más han contribuido a convertir el cine en lo que es ahora, y su influencia es más que evidente, sobre todo en el género que le hizo inmortal, el suspense. Aunque a lo largo de su prolífica carrera realizó un gran número de largometrajes, como le ocurre a cualquier director es más reconocido por algunos títulos que por otros, y "Psicosis" es uno de ellos. 

Más allá de su famosísima banda sonora y de la no menos conocida escena del apuñalamiento en la bañera, "Psicosis" es como se podría esperar un thriller ejemplar, prácticamente excelente, con una historia tan bien desarrollada que con un solo visionado es casi imposible encontrarle fisuras. Todo ello se debe a un conjunto de ingredientes indispensables en este género pero que, por extraño que pueda parecer, no siempre se maneja de forma adecuada. La tensión, la construcción de personajes, la elección de ciertos planos, el reparto o el ritmo son algunos de ellos.


Prácticamente desde el inicio y hasta el final del filme, el estilo narrativo empleado por Hitchcock, apoyado por una constante sensación de intriga y expectación, hila la historia de tal forma que el espectador no sabe más de lo que ha ocurrido en pantalla, dejando poco espacio a la imaginación, algo que en otros filmes resulta un error pero que en "Psicosis" termina siendo una cualidad. Todo ello se refuerza con la aparición de otros interrogantes a lo largo de la película, con lo que se crea una telaraña no demasiado densa pero lo suficientemente resistente para atrapar la atención.

Pero como dije antes, no es lo único bueno que tiene. Técnicamente, lo referido a temas de planos, secuencias, ritmo o decorados, se acerca a la perfección; la elección de actores también fue muy buena, especialmente la de su protagonista masculino, Anthony Perkins, cuyo aspecto de 'niño bueno' hace que su personalidad psicópata tenga una dimensión aún más inquietante. Tampoco se quedan lejos Janet Leigh, Vera Miles y John Gavin.


Resumiendo, un excelentísimo filme que hace honor a su fama como referente del cine de suspense, y al que se puede considerar sin problemas una joya imprescindible.

Mi puntuación:
Magnífico, no le falta nada.

Y la película de la próxima semana es: Eduardo Manostijeras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario