lunes, 2 de junio de 2014

Película de la semana: Metrópolis

Por esta semana, vamos a dejar un poco de lado el cine más contemporaneo para hablar de una de las películas más legendarias de la historia, por numerosas razones. Aunque mucho no la conozcáis, es probable que al menos hayáis oído algo sobre ella: "Metrópolis", de Fritz Lang, probablemente la primera gran película de ciencia ficción de todos los tiempos, aunque el género haya evolucionado muchísimo hasta hoy en día. Aparte, es uno de los principales ejemplos del cine expresionista alemán, una corriente cinematográfica a la que además de esta pertenecen títulos como "El gabinete del Doctor Caligari", la mítica "Nosferatu" o "M, el vampiro de Düsseldorf", esta última también realizada por el propio Fritz Lang.

Más allá de su gran importancia en el mundo de la ciencia ficción (y no hablo solo del cine), la gran fama de "Metrópolis" se debe en parte al hecho de que, durante muchísimo años, hasta 2008 más concretamente, no se podía acceder a la totalidad de la película, debido a que las versiones estadounidenses cortaron el filme hasta tal punto que se perdió más de media hora de la misma. Sin embargo, en esa fecha se encontró en Buenos Aires una copia que contenía la mayor parte de la película, y, aunque algunos fragmentos estén bastante dañados, desde entonces existe una versión casi completa del filme, que es el que yo he visto.


Como podréis imaginar, ver una película tan antigua como esta, muda y con un estilo tan recargado y melodramático es complicado, más si no estás acostumbrado a este tipo de cine. Por supuesto, el filme es muy bueno, y no deja de llamar la atención cómo imaginaban en aquella época que sería el mundo un siglo más tarde, los arcaicos efectos especiales y ciertas referencias que te hacen recordar la situación de Alemani y Europa en los años 20, con el nazismo en ascenso y el comunismo asentándose en Rusia, pero tengo que reconocer que las dos horas y media de duración se hacen largas.

Con todo esto quiero decir que no se la recomendaría a cualquiera, especialmente a aquellas personas acostumbradas a ver cine más comercial y visual, pero si tenéis curiosidad os aseguro que os encontraréis con un filme sorprendente en algunos sentidos y, sobre todo, muy diferente.

Mi puntuación:
Notable, y no lo hago por su valor histórico. La película lo merece.

Y la película de la próxima semana es: Million Dollar Baby.

No hay comentarios:

Publicar un comentario