sábado, 10 de mayo de 2014

Películas "ambientales"

Como el título de este artículo es bastante ambiguo, antes de nada voy a explicaros de qué voy a hablar aquí. Aunque creo que el término no existe, hay películas que se basan mucho en la creación de un ambiente o atmósfera concreta que concuerde que con la historia que esté contando y consiga transmitir al espectador una sensación determinada. En algunos filmes solo es un recurso más que sirve para meternos más en la historia, pero otros, en especial en algunos géneros como el terror, prácticamente dejan casi todo el peso de la película en su capacidad por crear una atmósfera que puede ser desde las más densas y agobiantes hasta otras de mucha serenidad. Esto se consigue de muchas maneras. Muy básicos son recursos como la banda sonora, el uso de la cámara en primera persona, la iluminación, incluso el lugar en que se encuentra el personaje. Así que sin más aquí tenéis esta lista de película en que la creación de un ambiente apropiado es de gran importancia.

El Resplandor



No podía faltar. Para mí, la película ambiental por excelencia, y eso que hay muchas, y además la mejor película de terror que se ha hecho y probablemente se hará. El genio de Stanley Kubrick le permitió crear una historia tan intensa desde el primer minuto hasta el último que una vez terminada uno no puede evitar sentirse algo inquieto, cuanto menos. Por supuesto, el hecho de tener una banda sonora perfecta para este filme, un actor especialista en desarrollar personajes desquiciados como Jack Nicholson y la forma en que logró convertir el Hotel Overlook en un lugar realmente siniestro ayudaban mucho. La película es tan buena que se le perdona las numerosas licencias (no he leído el libro pero sé que las hay) que Kubrick se tomó con respecto a la novela de Stephen King. Tan importante es que un buen número de imágenes y escena han pasado a la posteridad e incluso han traspasado los límites que separan el cine de la cultura popular: la famosísima fotografía de Jack Torrance asomando a través de la puerta, Wendy con el rostro casi desfigurado por el terror, el 'Redrum' de Danny,...


Alien, el octavo pasajero



Otro clásico que tampoco podía faltar en esta lista. Cualquiera que haya visto la película recuerda la búsqueda del Alien a través de los conductos del Nostromo, la criatura aferrada al rostro del desafortunado John Hurt (un especialista en morir en cualquier película), la cabeza de Ash hablando. Y por supuesto, el propio Alien, un ser que muchísimas personas pueden reconocer con solo una mirada, y que sin duda es una de las creaciones cinematográficas de esta clase más famosas de la historia. Y centrándonos en el tema del que estamos hablando, gran parte del filme está dominado por una tensión enorme. Es cierto que estos es propio de muchas otras películas, pero hay que recordar también la época en que se realizó "Alien", unos años en que el cine era muy diferente al de ahora. Ridley Scott, uno de los padres de la ciencia ficción moderna junto a otros nombre míticos como Steven Spielberg o George Lucas, hizo recientemente "Prometheus", una precuela que aunque muchos la consideran muy inferior, en mi opinión también tiene unos niveles cercanos en cuanto a la historia y a la importancia del ambiente.


Memento-El Truco Final





Dos obras maestras. Es una lástima que en una filmografía dominada por la trilogía de El Caballero Oscuro y "Origen", muchas personas olviden otras dos joyas maravillosas de Christopher Nolan que poco tienen que envidiar a pesar de sus diferencias a las anteriormente mencionadas. Más allá de la excelencia del guión y la historia, tanto "Memento" como "El Truco Final" están constantemente envueltas en una atmósfera que yo calificaría como de expectación, perfecto para películas de intriga como estas. La banda sonora, que por aquel entonces aún no componía Hans Zimmer, no tiene temas espectaculares muy fáciles de reconocer, sino que se convierte en un elemento más del ambiente: penetrante y ligeramente inquietante en ocasiones, de las que no recuerdas tras ver la película pero dentro de ella se convierte en un actor más. Cualquiera que no haya visto estas dos películas debería ponerse las pilas cuanto antes.


Réquiem por un sueño



La película más psicótica que he visto, y nunca mejor dicho. En este caso, el bueno de Aronofsky, además de contar con una excelente banda sonora, utilizaba varios recursos muy originales para plasmar la atmósfera del filme. El montaje, la fotografía, cada uno de los planos sirve para hacer sentir al espectador que lo que está viendo es una absoluta locura. Y es que la forma de jugar con la cámara, con los planos, es espectacular, pasando de momentos de paz casi absoluta a un final apoteósico, en el que se pasa de un personaje a otro a una velocidad de vértigo. Tratándose de una película sobre las drogas, no podía haberse hecho mejor, "Réquiem por un sueño" da la sensación de estar en ese mundo caótico en que viven los adictos, todo plasmado en la caída a los infiernos de cada uno de los protagonistas, por separado además. Jared Leto, Jennifer Connelly, Ellen Burstyn, ninguno se libraba. Un título imprescindible.


Los thrillers de Fincher



Ya he hablado muchas veces de David Fincher, uno de mis directores favoritos, y su capacidad igualada sólo por unos pocos directores para hacer thrillers magníficos. Y una de las razones de su éxito en este género es lo bien que trabaja el ambiente. En "Zodiac", aunque se base mucho más en la narración, hay muchas escenas que ganan muchos por su atmósfera; de "Seven" no hay nada que decir que no se haya dicho ya; ""Millenium" también es ejemplar en este sentido; y en "The Game" y "La habitación del pánico", aunque sean las dos películas más flojas de su filmografía (no cuento sus inicios en "Alien 3") son de los mejor que tienen, en especial la segunda. En el resto de sus títulos, sin ser lo mismo por la simple razón de que el thriller es un género muy propicio para ambientes fuertes, podríamos decir que tiene virtudes similares. Y atención porque a finales de este año se estrena su nueva película, "Gone Girl", otro thriller del que podemos esperar grandes cosas.


El Cabo del Miedo-Shutter Island



Uno de los directores más grandes y polifacéticos de la historia del cine como es Martin Scorsese no podría faltar en esta lista, y además por partida doble. Hablando de películas con una atmósfera opresiva, después de "El Resplandor" encontaríamos, entre otras, estas dos obras. Es curioso que no suelan estar consideradas entre las mejores de Scorsese cuando son dos filmes ejemplares de su género. Es difícil ver alguna de las dos películas estando impasible por la tensión tan bestial que tienen, gracias en buena parte a historias muy propicias: una, desarrollada en una isla ocupada por un manicomio no muy reconfortante; otra, el acoso de una familia por parte de un hombre al que nada parece detenerlo en su búsqueda de venganza. Y todo ello protagonizado por los que han sido los actores fetiche de Scorsese, y dos de los mejores intérpretes de sus respectivas generaciones: Leonardo Di Caprio y Robert De Niro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario