lunes, 12 de mayo de 2014

Película de la semana: Blade Runner


Allá por los años 70 y 80, cuando el cine era muy diferente al que tenemos hoy en día, surgieron una serie de directores, muchos de ellos sin mucha experiencia en la industria cinematográfica, que gracias a varios títulos legendarios convirtieron a la ciencia ficción en el género tan importante que es ahora, cuando por aquel entonces estaba relegada a un segundo plano. Es cierto que Stanley Kubrick hizo la revolucionaria "2001" en 1968, y en esa misma década se realizaron títulos como "El planeta de los simios", pero su despegue definitivo llegaría de la mano de esa generación de oro formada por Steven Spielberg ("E.T.", "Encuentro en la Tercera Fase"), George Lucas ("Star Wars", quizá la saga más emblemática de la ciencia ficción), James Cameron cuando aún no estaba obsesionado con cierto barco hundido y Ridley Scott, un británico que hasta el año 1979 sólo contaba con un largometraje en su currículum, la poco conocida "Los Duelistas".


Sin embargo, sería Ridley Scott, un director más que respetado y con una carrera llena de grandes títulos a día de hoy, quien se encargaría de crear dos películas que ahora se encuentran en cualquier lista de los filmes más influyentes de la historia, y en puestos privilegiados. "Alien, el octavo pasajero" y "Blade Runner". Casi nada.



No es para menos. "Blade Runner" está repleta de detalles que pueden verse en muchas películas actuales de ciencia ficción. Su historia, el contexto, los temas que trata e incluso la narración se han convertido en mayor o menor medida referentes del género. En especial para las películas que tienen que ver con la inteligencia artificial y/o los robots. También hay que tener en cuenta el hecho de que "Blade Runner" está basada en un relato corto de Philip K. Dick, "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", un autor cuyas obras han sido adaptadas al cine en numerosas ocasiones. "Total Recall" o "Minority Report" son los dos más famosos, y cualquiera que los vea encontrará multitud de similitudes entre ellas y con "Blade Runner". De modo que es complicado decir hasta qué punto la importancia de la película se debe al propio filme o a su creador original, Philip K. Dick


Sea como sea, "Blade Runner" es una magnífica película. Pese a su ritmo muy pausado, no aburre en absoluto, siempre está ocurriendo algo y la historia está tan bien contada que es prácticamente imposible perderse y no entenderla. Cuenta con buenos personajes, una excelente banda sonora compuesta por el griego Vangelis y la ambientación tan lúgubre encaja a la perfección con el conjunto de la cinta. No diré que es el mejor filme de ciencia ficción que he visto, pero concretamente en el subgénero del cyberpunk, una de las divisiones que existe dentro de la ciencia ficción, no tiene rival. Me quedo en concreto con la última media hora, ocupada en su mayoría por esas escenas de Deckard (Harrison Ford) y Roy Batty (Rutger Hauer) jugando al ratón y el gato por los pasillos de un edificio, y sobre todo su culminación, ese legendario monólogo del replicante bajo la lluvia justo antes de su muerte que se cuenta entre las escenas más famosas de la historia del cine.


Mi puntuación:


Sobresaliente sin ser perfecta, pero lo compensa su 'valor histórico'.


Y la película de la próxima semana es: The Artist.

No hay comentarios:

Publicar un comentario