jueves, 29 de mayo de 2014

Godzilla


¿Cómo es que, después de hablaros de películas como "El Padrino", "The Artist" o "Blade Runner", auténticas obras de arte cinematográfico, ahora os meto un filme tan puramente comercial y palomitero como este? También es cine, por supuesto no de la misma calidad que los anteriores, muy basado en los efectos especiales y con numerosos defectos, pero cine al fin y al cabo. Aunque me gusten mucho los títulos más clásicos, el cine de autor, también disfruto mucho esta clase de películas, más sencillas, espectaculares y que permiten desconectar el cerebro un rato y simplemente ver como un bicho gigante se pasea por una ciudad como si nada. Por si alguno lo estáis pensando, esta categoría no incluye a todos los filmes que dejan todo el peso a lo visual, ni de lejos. Hay muchas de esta clase que yo y muchos consideramos obras maestras. Pero, digáis lo que digáis, "Godzilla" es una película puramente comercial, y poco más.


Sinceramente, no esperaba mucho más, por lo que no puedo decir que me haya defraudado. Pero tampoco me ha sorprendido en el buen sentido. "Godzilla" es entretenida, muy entretenida en algunos fragmentos de la película. Visualmente impresiona, los efectos visuales son excelentes, tanto el propio Godzilla como las demás criaturas que aparecen en la película están muy bien hechos. Ojo, no son realistas, algunos tienen más aspecto de cyborg que de dinosaurio, pero al fin y al cabo, ¿por qué tendría que ser realista cuando la historia que se está contando es tan rematadamente absurda? Por este lado, creo que se ha acertado. Además, creo que está bien dirigida, la narración y sobre todo el ritmo están muy equilibrados, apenas hay bajones ni subidones excesivos, de modo que se mantiene la atención en todo momento, desde su primera mitad más de intriga hasta las escenas de acción y bélicas, es decir, la lucha del hombre contra las bestias.



Pero, pese a todo lo positivo, no puedo decir que "Godzilla" sea realmente una buena película, principalmente por dos fallos que comete, uno de ellos muy importante. Para explicarlos, voy a comparar este filme con su referente más cercano, la en mi opinión notable "Pacific Rim". En primer lugar, cuando estás contando una historia que en el fondo tiene tan poco sentido como esta, no suele funcionar bien la opción de buscar la seriedad, y desgraciadamente "Godzilla" ha optado por este camino. Si recordáis, "Pacific Rim" era muy ligera, tenía numerosos momentos cómicos y era evidente que Guillermo del Toro sabía lo que estaba haciendo. En "Godzilla" no hay ni un solo momento cómico, ni uno, y ese es un fallo garrafal. En esta clase de película se necesita algún personaje y algunas situaciones que aligeren el tono generalmente oscuro de la trama, como han sabido hacer muy bien en los filmes de Marvel, en las dos entregas del "Star Trek" de Abrams y, de nuevo, como es "Pacific Rim".


El segundo error lo veía venir antes incluso de que empezara la película: su reparto. En "Godzilla" el protagonista absoluto es el dinosaurio que da nombre al filme y demás criaturas prehistóricas. Entre los personajes humanos, los únicos que tienen cierta importancia en el desarrollo de la trama son los que interpreta Bryan Cranston y Aaron Taylor-Johnson, este último convertido en el principal 'narrador' de la historia. Y ni siquiera estos dos brillan como se supondría dadas sus buenas actuaciones en el pasado. De los demás, casi mejor no hablar. Juliette Binoche creo que no dura ni cinco minutos en pantalla, los personajes de David Strathairn, Ken Watanabe y Sally Hawkins los hemos visto en decenas de películas anteriormente, y Elizabeth Olsen no tiene la menor relevancia. Todos estos intérpretes de indudable calidad tienen la única función de poner sus nombres en los títulos de crédito y sus rostros en la pantalla, nada más, no se les permite el más mínimo desarrollo ni lucimiento, y a mí eso me fastidia, mucho.



Mi puntuación:


No es tan mala para suspenderla pero tampoco llegaría al notable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario