jueves, 22 de mayo de 2014

El cine de Danny Boyle

No es tan conocido como otros directores, ni se le suele incluir en las lista de los mejores de su profesión, pero, y quizá en parte por eso mismo, Danny Boyle me ha parecido un realizador muy a tener en cuenta desde que conocí su obra. Con un estilo bastante peculiar, fácilmente reconocible y muy original en varias de sus películas, Boyle es, junto a Guy Ritchie y Martin McDonagh, uno de los, en mi opinión, tres mejores cineastas británicos de su generación que han desarrollado la mayor parte de su carrera en las islas (hago esta distinción para no unírlos a Christopher Nolan o Sam Mendes, que han trabajado más en EE.UU. y tienen estilos muy diferentes). Por supuesto, hay más, pero estos son los que más me gustan. Su cine se basa en historias muy entretenidas, con desarrollos y ritmos que yo calificaría como psicodélicos, un gran protagonismo de la fotografía y, en algunos de sus títulos, el uso de un humor muy negro. Estas son mis películas favoritas de su filmografía.

1. Slumdog Millionaire



Me ha costado decidir qué película debería estar en el primer puesto, ya que tanto esta como "Sunshine" son filmes que disfruto mucho viendo, pero, aunque pueda parecer la opción más fácil, me quedo con "Slumdog Millionaire", sin lugar a dudas su obra más conocida, la que encumbró a Danny Boyle por la catarata de premios que recibió (7 BAFTAS, 4 Globos de Oro y 8 Óscars), y además una de las mejores películas de la década pasada. No todo el mundo estará de acuerdo conmigo en esta afirmación, y lo entiendo, pues "Slumdog Millionaire" no es perfecta, su ritmo es algo heterogéneo y resulta más interesante la primera mitad, la historia de la niñez de los protagonistas que los fragmentos dominados por el romanticismo, pero... ¿a quién se le ocurriría hacer un filme en el que buena parte trata de cómo Jamal conoce las respuestas al concurso 'Quién quiere ser millonario'? En serio, miradla y decidme que eso por lo menos no es original. Ah, se me olvidaba, intento ser subjetivo pero con esta película creo que es imposible, IMPOSIBLE, aburrirse viéndola. Puede que me haya pasado un poco. En fin, lo hecho, hecho está, no tengo ganas de volver a escribir todo el párrafo.


2. Sunshine




Si el primer puesto era bastante evidente, con el segundo puedo imaginar que muchos de vosotros, por no decir la mayoría, estaréis muy en desacuerdo conmigo. Sinceramente, no me parece extraño que la mayor parte de la crítica y de las personas que la han visto opinen que una película que relata la odisea de una nave que viaja al Sol sea muy inverosímil, por solo nombrar uno de los muchos apelativos poco o nada positivos que se me ocurren. Pero, sin embargo "Sunshine" está aquí. ¿Por qué? Pues porque me gusta mucho, que otra razón aparte de esa necesitáis. No hay muchas películas que, incluso habiéndola visto ya dos o tres veces, sean tan tensas como esta. De hecho, me da la impresión de que todo el filme está construido alrededor de esa constante sensación de que en cualquier momento va a ocurrir algo malo, y entre eso, su ambiente claustrofóbico y el hecho de que se desarrolle en el espacio me recuerda mucho a "Alien". Además, el Sol se convierte incluso en un personaje más, y su presencia constante llega a volverse inquietante. Por cierto, buena actuación de Cillian Murphy (si no lo digo cierta persona me corta el cuello).

3. 28 días-semanas después






Mis películas favoritas de zombies, junto a "Guerra Mundial Z", que por sus características tan diferentes casi podríamos meterla en otro género. Aunque Danny Boyle solo dirigió la primera (en la segunda parte tomó su relevo el español Juan Carlos Fresnadillo), también produjo "28 semanas", y lo cierto es que su mano es evidente en ambas películas. Como ya he hablado antes de estos títulos no voy a extenderme mucho. Más allá del clásico concepto de zombies lentos y torpes, Boyle creó unas criaturas completamente enloquecidas, capaces de correr a la velocidad de Usain Bolt, y muchos más letales que los estereotipos popularizados por las películas de George A. Romero. La palabra zombie ni siquiera se menciona en ninguno de los filmes. Ambas tenían argumentos sólidos y muy creíbles (tan creíbles como pueden ser las películas de este género, claro), muy bien desarrolladas y con momentos gore que alegraban la vista. En su momento se habló de hacer una tercera entrega, "28 meses después", pero el propio Boyle terminó declarando que no iba a poder hacerse. Una lástima.

4. 127 horas



La película más sencilla y en cierto modo efectista de Danny Boyle. Y no lo digo como algo negativo, no es nada fácil hacer un filme que básicamente tiene al protagonista más de la mitad del metraje en la misma localización intentando liberarse de un pedrusco que le ha atrapado el brazo tras un accidente mientras escalaba en pleno desierto de Colorado (o un estado de esos). La fotografía, como en otras de sus obras, cobraba un protagonismo especial, entre otras cosas por utilizar el recurso de dividir la pantalla en varias partes e insertar diferentes planos en cada uno, muy simple. Tanto que no hay muchas películas que lo usen, y funciona muy bien. La interpretación de James Franco, de sobresaliente, extremadamente sufrida. Cualquiera que vea la película será capaz de meterse en la piel del protagonista, y es difícil no ponerse a pensar en cómo actuaría uno en una situación semejante.


5. Trainspotting



Danny Boyle y actores como Ewan McGregor, Jonny Lee Miller o Robert Carlyle se dieron a conocer a nivel internacional gracias a este filme, el más puramente británico de este director de todas las que figuran en esta lista. En mi opinión algo sobrevalorada (me gusta mucho más "Snatch") pero sigue siendo notable. En la introducción mencioné el adjetivo psicodélico para definir el cine de Boyle, de modo que ¿cómo podría funcionar mal en una película de drogas? De hecho, una de las razones del éxito que "Trainspotting" tuvo en su momento es que en la época de su estreno apenas se habían realizado películas que tratasen este tema con el enfoque de Boyle, que se valió de la estética para transmitir al espectador la sensación de estar drogado mientras ve la película. Y tengo que decir que lo consigue bastante bien. Si os gusta este tipo de cine, os la recomiendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario