martes, 15 de abril de 2014

Película de la semana: El laberinto del fauno


Lo reconozco, soy de esas personas a las que el cine español a priori no les hace mucha gracia. Con esto no estoy diciendo que me parezca malo, ni mucho menos. Los que hayáis visto cine de varios países probablemente os habréis dada cuenta de que cada nacionalidad, cada 'escuela', tiene un estilo más o menos definido a la hora de hacer películas. Por eso cuando hablamos de cine francés, alemán, italiano o japonés estamos refiriéndonos a algo más que simplemente el país que lo produjo. Por supuesto, España también tiene su propio estilo cinematográfico, y es sólamente eso lo que no termina de gustarme, igual que no congenio con muchas producciones 100% estadounidense. Sinceramente, disfruto más con el cine oriental, el francés o el británico. Pese a todo, hay algunas películas que no tienen ningún desperdicio, como "Tesis" o la conocida "Celda 211".


Eso sí, aunque el país de producción de "El laberinto del fauno" sea España, el hecho de que esté dirigida por un director extranjero y con un estilo tan marcado como Guillermo del Toro hace que no esté del todo seguro de hasta qué punto puedo decir que esta película es española. Vale, el reparto es completamente nacional y la historia está muy relacionada con nuestra historia más reciente, pero si lo comparamos con las obras de otros realizadores... No tiene mucho que ver. También tengo que decir, como hago siempre en estas circunstancias, que no soy un experto en Guillermo del Toro. Aparte de esta, mi única experiencia con su cine es la entretenidísima "Pacific Rim", aunque sí que estoy un poco familiarizado con su estilo y su peculiar forma de hacer cine.



Antes de ver la película no las tenía todas conmigo. La idea de que el tema de la Guerra Civil (o mejor dicho, la posguerra), siempre tan recurrente en nuestro cine, tuviese tanta importancia en la trama no me convencía, y tampoco estaba seguro de si funcionaría su mezcla con la fantasía pura y dura. Pero después de unos primeros minutos de expectación, me gustó. Y eso que no soy muy amigo del género fantástico más "infantil" (con muchas comillas) y tradicional. ¿La razón? Que Guillermo del Toro ha acertado a la hora de combinar ambas subtramas, incluso sin haber demasiada relación entre ambas. La historia de la Guerra Civil va por un lado y la del fauno por otro. No hay ningún tipo de desgaste ni de aburrimiento. Los personajes son interesantes y creíbles, y la oscuridad que rezuma buena parte de la historia no empaña nada el resultado. Y hablando de esto último, "El laberinto del fauno" dista de ser un filme para todos los públicos a pesar de que parte de un argumento propio de los cuentos de hadas. De nuevo, la mano de Del Toro hace la diferencia.


Técnicamente también es encomiable. Con unos escenarios muy reducidos (el molino, el laberinto y los bosques), y unos efectos especiales muy básicos, casi artesanales, pero no por ello menos efectivos, se consigue mucho más que otras películas que han pasado mucho más por el ordenador. Y lo mejor, es lo que le da a "El laberinto del fauno" su seña de identidad. De hecho, el propio fauno se ha convertido en una criatura muy conocida de este género a nivel internacional, y todos los que hayan visto la película seguro que se acuerdan de la criatura de los ojos, las manos y... Ya sabéis de quién hablo. Lo mismo que el personaje del capitán y la niña, muy bien interpretados por Ivana Baquero y Sergi López. Otra cosa curiosa es que muchas escenas, al verlas, me hicieron preguntarme por (inserte cualquier número a partir de 200) vez cómo habría sido "El Hobbit" de haberla dirigido Guillermo del Toro, como en un principio estaba pensado. Seguro que bastante diferente a la versión que hemos visto.


En resumen, "El laberinto del fauno" me ha dejado un muy buen sabor de boca. Magnífico trabajo de dirección y creación en una película inigualable por su peculiaridad.



Mi puntuación:


Notable alto, muy cerca de ser sobresaliente.


Y la película de la próxima semana es: Despedidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario