lunes, 28 de abril de 2014

Película de la semana: Casino


Hace un par de meses más o menos, mientras veía "El lobo de Wall Street" (película divertidísima por otro lado), me preguntaba qué es lo que tendría para que decenas de críticos de todo el mundo la hayan tildado casi de película tan excesiva que rozaba los límites de lo que se considera cine. Lo cierto es que no suelo prestar ninguna atención a este tipo de comentarios que ruedan por internet, pero en este caso, por lo mucho que se repitió, me llamó bastante la atención. Por aquel entonces ya había visto "Uno de los nuestros", "Infiltrados", "El cabo del miedo" y, por supuesto, "Taxi Driver", y sabía que si había algo que no solía tener el estilo de Martin Scorsese es la boca tapada, dicho a mi manera. Es un director que trata temas muy sórdidos con un estilo a veces prácticamente festivo (caso de "El lobo..."), y lo más gracioso de todo es que lleva unas cuántas décadas haciéndolo. ¿Y ahora, en 2014, dicen eso?


En fin, no estamos hablando de "El lobo de Wall Street" pero quería comentar este tema a modo de introducción, en parte porque tiene que ver con la película que nos ocupa. En "Casino" hay drogas, hay sangre, hay mucha violencia, hay mujeres, hay vicio. En resumen, y no estoy definiendo su estilo, hay Scorsese. Como he dicho antes, el bueno de Martin no tiene ningún inconveniente en crear una historia que hunde a sus personajes muy profundamente en el lodo de la corrupción, y en desarrollarla con la mínima corrección política posible (eso cuando la tiene). Esa es precisamente una de las cualidades por las que Scorsese es la leyenda que es y por la que es uno de mis directores favoritos. Por supuesto hay más. Entre todas las películas que he visto de su extensa filmografía, y me quedan muchas, únicamente hay una, "La invención de Hugo", que me pareciese decepcionante. Tiene otras un peldaño por debajo del resto, como "Gangs of New York" o "El Aviador", pero en conjunto forman un currículum envidiable.



"Casino" en mi opinión estaría en ese segundo peldaño, el ocupado por filmes que, sin ser lo mejor que Scorsese ha hecho, son de un altísimo nivel. La razón de que no la sitúe entre las grandes probablemente sea que se parece demasiado (y me parezca inferior) a la excelente "Uno de los nuestros", estrenada varios años antes y con la que incluso comparte dos de sus protagonistas. En "Casino" la acción se desarrolla en Las Vegas allá por los años 70 y 80, una época en que la ciudad del juego estaba dominada por mafias de varios puntos de Estados Unidos. Robert De Niro (aquella gran época en que aún no había caído en las garras de las comedias baratas) encarnaba al protagonista, Ace Rothstein, un jugador experto que termina dirigiendo un casino para una de estas mafias. Por supuesto, el FBI comienza a hurgar en la ciudad y provoca la caída del imperio de la corrupción que por aquel entonces reinaba allí.


Junto a De Niro, protagonizan la película Joe Pesci, quien ya hizo un excelente trabajo en "Uno de los nuestros", y Sharon Stone, que realiza una actuación magnífica en esta película con varias escenas de lujo. Lo que tiene mérito tanto de esta como de otros muchos títulos de Scorsese (de hecho, es otros de sus rasgos de identidad) es que puede realizar filmes que duren cerca o incluso más de tres horas y que el espectador no llegue a aburrirse. Cierto que, al menos a mí, a menudo resulta incluso agotador ver una de sus películas por la intensidad que tienen, pero siempre merece la pena. "Casino" no será lo mejor de Martin Scorsese, pero ningún aficionado al cine de este director puede perdérsela. Bueno, sí que puedes, pero peor para ti.



Mi puntuación:


Notable, ni más ni menos.


Y la película de la próxima semana es: Magnolia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario