viernes, 25 de abril de 2014

5 recomendaciones (V)

1. Incendies



En otros artículos publicados anteriormente ya he mencionado al director canadiense Denis Villeneuve, realizador que en los últimos meses ha obtenido cierta prominencia gracias a la excelente "Prisioneros" y a la inclasificable "Enemy". Sin embargo, hace pocos años estrenó este filme, "Incendies", una producción canadiense de habla francesa que tuvo presencia en muchos premios de prestigio mundial. Se trata de una película muy dura, con escenas desagradables no tanto por lo que se ve como por lo que implican, pero con una narración impecable, actuaciones sobresalientes y una historia sobrecogedora. Con un ritmo muy pausado y fácil de seguir, Villeneuve nos relata la historia de dos hermanos que buscan pistas del pasado de su madre y del suyo propio en pleno Líbano. Un título impactante, que merece mucho la pena ver, y casi perfecto en varios sentidos.


2. Good bye, Lenin!



De Canadá saltamos a Alemania para hablar de esta película relativamente conocida y que retrata muy bien lo que debió significar la caída del comunismo en aquella Berlín dividida entre los dos bloques, además desde un punto de vista muy original, con un pie en el drama y otro en la comedia. La historia está contada desde los ojos de Alex, un joven cuya madre, una comunista acérrima, cae en coma días antes de la Caída del Muro de Berlín. Debido en gran medida a lo delicado de su salud, una vez que despierta Alex se esfuerza por hacerle creer que el mundo sigue exactamente igual que antes. Su protagonista es el actor hispano-alemás Daniel Brühl, famoso por películas como "Malditos Bastardos" o la reciente "Rush", y que hace un trabajo más que interesante. Tanto los momentos cómicos como los más tristes funcionan igual de bien, y nunca pierden una oportunidad para mostrar las diferencias entre el viejo mundo comunista y el nuevo capitalista.


3. Cartas desde Iwo Jima



Llama la atención que una personalidad tan reconocidamente republicano y americanista (no se si existe esta palabra) como Clint Eastwood hiciera una doble película sobre la Batalla de Iwo Jima, una desde el punto de vista estadounidense y otra desde el japonés, pero tampoco es tan extraño si se echa un vistazo a varios de los títulos de su filmografía. No he visto "Banderas de nuestros padres", la otra 'mitad', pero por si sola "Cartas desde Iwo Jima" es una gran película, de mis favoritas de género bélico. Por la forma en que se desarrolla, con una introducción muy buena que ayuda a meterse en la piel de los personajes antes de los momentos definitivos, por dar una visión muy humana, alejada del heroísmo exagerado de otras producciones americanas de este tipo, y porque en ningún momento intenta que veamos a los japoneses como a los 'malos'. De hecho, el protagonista, al que da vida un enorme Ken Watanabe (magnífico actor), en todo momento se nos muestra como un oficial cercano a sus hombres, comprensivo y que valora la vida de sus soldados.


4. Enemigo a las puertas



Ya mencioné esta película en mi artículo de Rachel Weisz, pero lo cierto es que se merece una aparición en esta sección. Junto a la anterior, es otra de mis películas bélicas favoritas, muy ligera y fácil de ver. No es excesivamente dura y a la vez plasma a la perfección la forma abusiva en que los altos mandos soviétivos trataban a sus soldados. Relata la historia de un francotirador ruso en la Batalla de Stalingrado, simple y llanamente. Algunas escenas son una gozada, en especial los duelos entre el protagonista interpretado por Jude Law y su rival alemán, Ed Harris, al que por una vez dan un papel más prominente que las apariciones breves y los personajes secundarios que, tristemente, suelen endosarle, porque es un muy buen actor. Es enormemente entretenida, y aunque no os guste demasiado este género probablemente disfrutaréis viéndola. Por otro lado, tampoco esperéis la película del milenio.


5. Collateral





Si incluyo esta película en esta sección no es porque sea una maravilla o porque podáis estar días dándole vueltas a lo que estáis viendo, pero no está nada mal para pasar un buen rato. Si le quitamos el final, demasiado previsible y simple, el filme tiene un desarrollo bastante bueno, en cierto modo original sobre todo en lo relativo a la relación entre el villano (Tom Cruise) y su 'víctima' (Jamie Foxx). Ambos actores hacen un buen trabajo, el segundo mejor que el primero pero ya conocemos a Tom Cruise, no suele hacerlo mal pero siempre tiene las mismas expresiones. Lo dicho, la trama no es nada del otro mundo, pero lo compensa la dirección y sus buenos protagonistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario