miércoles, 23 de abril de 2014

12 películas coreanas imprescindibles (I)

Hacía tiempo que tenía ganas de hacer este top, en gran medida porque, como me pasaba con el cine japonés antes de empezar el ciclo, quería meterme de lleno en una 'escuela' cinematográfica de la que hasta ahora solo había visto una película. Así que me puse manos a la obra y en apróximadamente dos semanas me he atizado un número respetables de películas coreanas, y bastantes más que tengo planeado ver en los próximos días. Por supuesto, hay algunas que merecen más la pena que otras, pero hasta ahora no me he arrepentido de ver ninguna. Me he encontrado thrillers policíacos de infarto que no tienen nada que envidiar a las grandes producciones occidentales, preciosos dramas con mucha profundidad e incluso alguna comedia muy sorprendente. Y antes de empezar tengo que hacer una advertencia: existe una película concreta (precisamente la única coreana que había visto hasta que empecé a ponerme al día) que la mayoría consideran como el título por excelencia del cine de este país. Se trata de "Oldboy", de Park Chan-wook. No voy a incluir esta película en el top por dos razones: porque es bastante más conocida que la mayoría, y porque me parece un filme muy sobrevalorado.

1. Encontré al diablo



En mi opinión, cualquier lista de cine coreano en la que ni siquiera mencionen esta maravilla no tiene ninguna credibilidad. "Encontré al diablo" es sin lugar a dudas uno de los mejores thrillers que he visto en mi vida, muy cerca de (y ya es decir) todo un referente del género como "Seven". De hecho, por su nivel de brutalidad explícito y por la sordidez de sus historias tienen muchas cosas en común. "Encontré al diablo" es una genialidad técnica, cada escena y cada plano dan la impresión de estar medidos y estudiados a la perfección, y eso es muy importante en una película de estas características. El ritmo de narración está muy bien controlado, pasando del frenetismo de algunas escenas a otras muy lentas. Y todo ello protagonizado por dos de los mejores actores de Corea, Choi Min-sik y Lee Byung-hun, que dan vida a sus respectivos personajes de tal forma que resulta casi imposible no creérselos. El único "problema" de esta película es que no es apta para cualquiera. Como he dicho, es extremadamente explícito, tiene escenas muy duras y desagradable que revolverán el estómago a más de uno. Pero ése es parte de su encanto.


2. Castaway on the Moon



Tras un fallido intento de suicidio, un hombre con una vida bastante miserable termina atrapado en una isla fluvial... en pleno Seúl. Al otro lado del río, una chica que lleva años sin salir de su habitación le ve por casualidad desde su ventana. Con un argumento tan original y disparatado, ¿quién no tendría ganas de ver "Castaway on the Moon"? Pocas comedias he visto que partan de una premisa tan 'extraña' como esta y se desenvuelva a las mil maravillas desde que comienzan hasta que termina. Tiene casi de todo: humor absurdo, escenas sorprendentes, momentos muy dramáticos e incluso un romance (si se le puede llamar así) de lo más inusual. No es el tipo de comedias que desatan un torrente de carcajadas a cada momento, pero estoy seguro de que la gran mayoría la veréis con una amplia sonrisa. Para que veáis que el cine coreano no son solo thrillers y dramas de Kim Ki-duk...


3. Hierro 3



... a quien ahora nos referimos. No os engañéis por el nombre, "Hierro 3" ni es una secuela ni tiene nada que ver con el cine de artes marciales. Se trata de un drama romántico dirigida por el peculiar Kim Ki-duk (del que también he visto, por ahora, "Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera"), un realizador con un estilo muy reconocible y especial. Centrándonos en "Hierro 3", no voy a decir nada del argumento, que por otro lado es muy sencillo, cualidad en la que Kim Ki-duk se basa para crear un filme que puede emocionar con muy poquito. Profunda, intensa, basada en una narración que utiliza a menudo la repetición como recurso, y con escenas de cámara en primera persona (sobre todo al final) magníficas. Incluso el romanticismo está expresado de una forma poco habitual. Pero lo que más sorprende de "Hierro 3" es el uso del silencio. Los dos protagonistas no dicen nada en toda la película (la palabra del final no cuenta), y la manera en que ambos parecen entenderse sin necesidad de hablar es conmovedora.


4. Sympathy for Lady Vengeance



Dije al principio que "Oldboy" me parecía una película muy sobrevalorada, y lo mismo me pasa con su director, Park Chan-wook, el más internacional de Corea. Más allá de esa película, "Stoker", su debut en Estados Unidos, no terminó de convencerme, y "JSA" y "Sympathy for Mr Vengeance" tampoco son una maravilla aunque me gustaran. Sin embargo, con "Sympathy for Lady Vengeance", la tercera parte de la trilogía de la venganza que forma junto a "Oldboy" y (a ver si adivináis cuál es la otra, no es difícil), me reconcilié con él. Quizá sea porque me recordó un poco a "Confessions", por ese estilo tan original con un montaje despedazado temporalmente y escenas muy buenas a nivel visual, lo cierto es que me gustó mucho. Su protagonista, interpretado por Lee Young-ae, es ya uno de mis personajes femeninos favoritos, y además está respaldada por el excelente Choi Min-sik, a quien parece que se le dan bien esta clase de papeles. La escena del final es inolvidable por su crudeza, pero no sería nada sin un desarrollo casi perfecto, que va hilando a la vez hacia el pasado y el futuro para crear una historia impactante.


5. The Chaser



Y seguimos con el thriller, género del que como he dicho antes los coreanos son grandes especialistas. La primera película de Na Hong-jin, director de la también aclamada "The Yellow Sea" (que intentaré ver para la segunda parte del top), no tendrá los niveles de perfección de "Encontré al diablo" ni la originalidad narrativa de "Sympathy for Lady Vengeance", pero podría decir que es un thriller académico, una película que incluye todos los ingredientes que debería contener un título de este género: mucha intriga bien desarrollada, persecuciones, frenetismo, un toque (o más de uno) gore, imprevisibilidad,... Todo esto lo encontraréis en "The Chaser". Es de esos filmes que te dejan pegado a la pantalla y casi no deja respirar, de los que cuando parecen que todo está solucionado da un giro de tuerca que cambia todo el panorama y obliga al espectador a replantearse la situación. Además, toda la trama se desarrolla en unas horas, plantea un duelo de personajes muy interesante y técnicamente es magnífica. Una joya.


6. Memories of Murder



No podía terminar esta primera parte de la lista sin siquiera mencionar dos nombres imprescindibles en el cine coreano: Bong Joon-ho y Song Kang-ho (no os preocupéis, yo tampoco me acuerdo de la mayoría de los nombres). Un notable director y el que, junto a Choi Min-sik, es mi actor coreano favorito. Aunque sea otro thriller, "Memories of Murder" sigue unas claves bastante diferentes a las otras películas del género de las que ya he hablado. Está desarrollada hace varias décadas en un ambiente muy rural, y es más bien un filme policíaco. Ni venganzas, ni gente que busca la justicia por su lado, los protagonistas son policías que tratan de encontrar al culpable de unos asesinatos en serie. Con un ritmo pausado y una narración precisa y clara, "Memories of Murder" impacta más por el conjunto, por toda la película, que por unas cuantas escenas en concreto. Tiene cosas que me han recordado mucho a "Zodiac".

No hay comentarios:

Publicar un comentario