lunes, 17 de marzo de 2014

Película de la semana: Mystic River


Hay tantas grandes películas de Clint Eastwood que aún no he visto que me ha resultado difícil escoger una para esta sección. "Million Dollar Baby", "Gran Torino", "Sin perdón",... Me decanté por esta, "Mystic River", en gran medida porque este tipo de temáticas suelen interesarme bastante. Por ejemplo, "Seven", "Zodiac" o "Prisioneros", que tienen algunas similitudes importantes con este título. Ya puestos, si alguien me preguntara en este momento cuál de las cuatro me gusta más, sería realmente difícil dar una respuesta categórica.


Es curioso, o más bien revelador, que de los cuatro filmes de los que hablaba anteriormente (incluyo también a "Mystic River", por si hay algún despistado) ninguno, con la posible excepción de "Seven", tienen un argumento que pueda calificarse como original. Todos ellos son historias de asesinatos y/o secuestros, de búsquedas policiales y mucha tensión contenida. En efecto, la fórmula de su éxito es el tratamiento, la forma en que el director narra los sucesos de la película de tal forma que el espectador siempre está enganchado a la pantalla y, a veces, hilando sus propias teorías. No hay más que leer los nombres de sus respectivos realizadores: David Fincher, un maestro de este género; Denis Villeneuve, uno de los directores más prometedores de la actualidad; y una leyenda viva, Clint Eastwood.


Reconozco que no soy muy fan de Eastwood, pero la sencilla explicación de esto es que los escasos títulos de su filmografía que tengo en mi haber no se suelen contar entre sus obras más importantes. Únicamente "Cartas desde Iwo Jima", una de mis películas bélicas favoritas, la considero digna de estar en el selecto (o no tanto) grupo de mis filmes que tengo que repetir en un futuro. Hasta anoche, cuando finalmente vi "Mystic River".



"Mystic River" relata la historia de tres hombres amigos de la infancia, que ya con una edad bastante madura apenas tienen relación. Sin embargo, el asesinato de la hija de uno de ellos, Jimmy Markum, vuelve a unir sus vidas. Con un estilo narrativo pausado pero nunca tedioso, la película va contando la investigación de la policía liderada por Sean Devine, otro de los viejos amigos, cómo el propio Jimmy sobrelleva la muerte de su hija, y el aparente proceso de deterioro mental de Dave Boyle, el tercero en discordia. Alrededor de ellos gira toda la trama, hasta tal punto que hay muy pocas escenas en las que no se vea a uno de los tres, y muchas veces parecen ser más importantes que la propia historia, incluso siendo el hilo conductor de la misma. Todo ello en un entorno bostoniano en el que viven familias de clase media para las que el mundo del crimen no es algo muy lejano.


Hasta aquí no tiene nada de especial, y no lo tendría si no fuese por la varita mágica de Clint Eastwood. El hecho de que la película se centre más (no siempre) en sus personajes que en el propio asesinato es un muy buen punto a su favor, que tampoco sería posible de no ser por las grandes interpretaciones de Sean Penn, Tim Robbins (ambos ganarían el Premio Óscar) y Kevin Bacon, además de un eficiente acompañamiento de varios actores secundarios (Laurence Fishburne, Laura Linney, Marcia Gay Harden,...). También es destacable la escena inicial, con los tres protagonistas siendo niños, que sirve para introducir muy bien al espectador en el ambiente de la película y que tendrá mucha importancia conforme avanza la película.


El final se merece una mención especial. Esos últimos 30-45 minutos, magníficos, que desarrollan paralelamente las que parecen ser las dos únicas respuestas al asesinato de la hija de Markum, son casi lo mejor de un filme ya de por sí excelente. Este final es muy coherente con el conjunto de la película, intenso, montado de forma muy fácil de entender y a la vez compleja y, sobre todo, in crescendo. Hay una escena en especial (en realidad son dos simultáneas), que refleja a la perfección lo que estoy explicando.



De lo mejor de su género en los últimos veinte años, "Mystic River" hace honor a la fama que le precede. Un magnífico filme de intriga, con una narración e interpretaciones de lujo que encantarán a los amantes de este tipo de cine.


Mi puntuación:


Sobresaliente, cerca de la matrícula de honor.


Y la película de la próxima semana es: Fargo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario