lunes, 24 de marzo de 2014

Película de la semana: Fargo


A día de hoy, de la extensa lista de títulos que conforman la filmografía de los hermanos Coen, únicamente he visto un total de cinco contando con la que nos ocupa. "No es país para viejos", "Valor de ley" y "Quemar después de leer" me parecieron en su momento, y sigo pensando lo mismo, buenas películas, sin más. Sobre todo en el caso de la primera no comparto el entusiasmo generalizado que existe a su alrededor por buena parte de la crítica, y el ritmo narrativo de las tres es excesivamente recargado para mi gusto. Como siempre es sólo una apreciación personal, pero con esto quiero decir que no soy muy amigo del cine de los Coen. Un caso aparte es "El gran Lebowski", una magnífica comedia que se desarrolla en el borde de lo absurdo pero que es muy válida si lo que se quiere es echar unas buenas risas. Además, tiene escenas geniales y una interpretación memorable de Jeff Bridges, a pesar de que el último tercio flojea un pelín (pero hablo de un pelín, casi nada, algo diminuto, despreciable, sin importancia).


El caso de "Fargo", sin lugar a dudas uno de los tres título más celebrados y referentes de los hermanos, se situaría en un punto intermedio. Ni me gustó tanto como "El gran Lebowski" ni me pareció tan sobrevalorada como las demás que ya he mencionado. "Fargo" funciona de maravilla con su narración a medio camino entre la comedia (negrísima, como otras de los Coen aunque sin llegar al nivel de británicos como Guy Ritchie o Martin McDonagh) y el thriller. Tiene momentos que rozan el dramatismo, más por lo que implica la situación que por el cómo se está llevando. El montaje es también muy importante, con largas escenas (no todas) cortadas la mayoría de las veces por un fundido en negro o diferentes recursos similares y que imprime una marca de estilo.



El problema principal que veo en "Fargo" es su división. No es del todo perceptible, pero la película tiene dos fragmentos bastante bien diferenciados por su desarrollo, que en un inicio parece ser positivo para sus protagonista hasta la aparición del personaje de Frances McDormand. A partir de ese momento las dos líneas argumentales del filme caen en picado en una espiral de infortunios que, como bien se puede adivinar no termina mal. Hablaba antes de esta circunstancia como un problema porque la historia se resiente tras la inclusión del nuevo personaje, y mira que esto solo se produce alrededor de la media hora. En el afán por repartir de forma más o menos equitativa la participación entre los protagonistas, algunos de ellos cojean, en especial ese peculiar y muy prometedor dúo formado por Peter Stormare y un gran Steve Buscemi, que en mi opinión son lo mejor de la película y merecerían más minutos de los que finalmente tienen.


Claro que si digo esto es en parte por una cuestión puramente subjetiva. La interpretación de William H. Macy como ese hombre desafortunado y y casi anodino es tan patética (a conciencia) que desde su misma aparición es prácticamente imposible sentir la más mínima lástima o empatía hacia él. No sé si eso es lo que pretendían los Coen al hacer la película, así que no sé si valorarlo como algo negativo o no. Por otro lado, no aguanto a Frances McDormand. Hay muy pocos actores que me produzcan tal rechazo automático como ella, no sé si es por sus interpretaciones excesivas, por sus expresiones o por mera manía, pero es así. Con verla en pantalla, sin decir nada, me cuesta soportarlo. Pero al fin y al cabo no se puede negar que es una buen actriz dentro de lo que cabe.


Durante la mayor parte de su metraje, y en especial en las escenas protagonizadas por Buscemi y Stormare (como ya he dicho antes), "Fargo", cumple sin problemas. Esa comedia negra-tensa-absurda, evidente sobre todo en sus diálogos y en sus personajes, de ritmo lento y cierta tendencia neo-noir (tema al que dedicaré un artículo dentro de muy poco tiempo) se encuentra entre lo mejor de su género que he visto.



Mi puntuación:


Notable alto.


Y la película de la próxima semana es: "El odio".

No hay comentarios:

Publicar un comentario