miércoles, 12 de marzo de 2014

Ciclo de cine japonés: Battle Royale


Es una de las películas japonesas no de animación más famosas en el mundo occidental, y no es de extrañar. Hay quienes dicen que fue la inspiración para "Los juegos del hambre", a la que en mi opinión le da mil y una vueltas y cuyas similitudes son mucho menores que las divergencias (la ausencia del espectáculo mediático, el hecho de que los participantes son todos conocidos, el ínfimo nivel logístico...). Me gustaría haberlo evitado, pero ciertamente es difícil no entrar en comparaciones entre ambas obras, así que zanjaré el asunto con una frase: elije entre cinco y minutos aleatorios de "Battle Royale" y con toda seguridad en ellos encontrarás más violencia explícita que en las dos películas de "Los juegos del hambre" que se han hecho, y las que quedan por hacer, juntas.


Dicho esto, la preguntan quizá más obvia para cualquiera que vea la película es: ¿qué tiene "Battle Royale" para haberse convertido en un tan destacado título de culto? No puede deberse solo a su nivel de brutalidad, ya que no son pocos los filmes que se basan en manchar la pantalla de sangre. En cierto modo, es algo similar a lo que ocurría en "Confessions", aunque de forma muy diferente: la frialdad, la crudeza y casi la naturalidad con que se van mostrando todas y cada una de las muertes que van ocurriendo en la película. Desde las escenas inciales, con la explicación del profesor a sus incrédulos alumnos hasta el desfile de cadáveres muertos de casi todas las maneras inimaginables. Como tantas otras veces, es el planteamiento y el desarrollo lo que termina haciendo de un título que, en otras circunstancias, pasaría a ser una del montón, en un filme de referencia.



También hay que tener en cuenta que en el año 2000, cuando se estrenó esta película, el hecho de ver a decenas de adolescentes matándose unos a otros fue mucho más impactante que ahora, después de la susodicha "Los juegos del hambre" y de varias entregas de "Saw" y otras sagas similares. No estoy diciendo que fuese revolucionaria ni que mostrase algo que nunca hasta entonces se hubiese visto, pero no es muy común ver estas fórmulas en un título que no sea de terror propiamente dicho. También hay que tener en cuenta que se estrenó en un periodo en que el cine japonés exportaba un buen número de películas que cambió la visión que se tenía hasta entonces de la industria cinematográfica nipona: "The Ring", "La Maldición", "Dark Water", "Audition",... Muchas de las cuales fueron objeto de numerosos 'remakes' en Hollywood pocos años más tarde.


Centrándonos en "Battle Royale", hay pocas nuevas que se puedan decir de ella. Es un filme que para muchos será insoportable ver, y para otros casi fascinante. No se puede decir que sea una gran películas, pues su historia, más allá de la relativa originalidad argumental, tiene pocas virtudes que hagan de ella un título sobresaliente. Adolece de imprecisiones, hay demasiados personajes de los que solo se dice lo básico sin revolver aunque sea un mínimo en su pasado y en sus circunstancias y el final te deja algo frío, sobre todo si lo comparamos con el resto de la película. Pero, y eso es lo que importa, llenará con mucho a todos los que disfruten este tipo de cine. Aunque ronde la frontera de la violencia sin sentido, éso es precisamente en lo que se basa y lo que quiere mostrar, gente matándose entre ellos. Hipnótica y salvaje, "Battle Royale" no es más que un viaje a los más profundos y primitivos instintos del ser humano, un filme que merece la pena ver, pero que no todos querrán ver. Y además con un Takeshi Kitano (sí, el director de "Dolls") en un personaje de lo más peculiar. No es lo mejor del cine japonés, pero sí una de las más destacables joyas del país del sol naciente. Y, para terminar, una última referencia que para muchos será más reveladora que todo lo que he dicho antes: es la película favorita de Quentin Tarantino estrenada en las dos últimas décadas.


Mi puntuación:


Entre 7 y 8.






No hay comentarios:

Publicar un comentario