jueves, 6 de marzo de 2014

Antes del amanecer/atardecer/anochecer


Puede que no todo el mundo esté de acuerdo conmigo, pero pocas trilogías cinematográficas del cine más reciente tienen el nivel de originalidad que esta. Ni siquiera tiene nombre, así que me referiré a ella como la saga 'Before', para entendernos. Para los que no lo sepan, estas tres películas relatan la historia de dos personas, un hombre y una mujer, que se conocen en Viena en la veintena temprana y viven una noche muy especial, tras la que no vuelven a verse hasta casi una década más tarde, en París. El final de la trilogía ocurre, de nuevo, diez años después, esta vez en Grecia, con ambos ya unidos como pareja e incluso hijos comunes. Hasta aquí podría parecer una saga romántica normal, con la única curiosidad de la distancia temporal entre cada una de las entregas. Pero, los que piensen esto sin haberla visto están muy equivocados (de hecho, si fuera una historia romántica corriente probablemente no estaría hablando de ella en este blog).


Así que para no alargar la incertidumbre, responderé la pregunta que la mayoría se estará haciendo o debería hacerse: ¿qué tiene de especial esta saga 'Before'? No una, sino varias cosas. Lo primero y principal, y quizá lo que se ve con más facilidad, es que la historia que se relata dista de ser un romance dentro de los "cánones habituales". La pareja, formada por una francesa, Céline (Julie Delpy), y un norteamericano, Jesse (Ethan Hawke), experimentan desde el momento en que se conocen una afinidad nada común hacia el otro, que les hará desde sus primeras conversaciones en un tren con destino a Viena a contarse mutuamente aspectos de su vida, su personalidad y sus pensamientos que probablemente no podría o querrían contar a nadie más. Y no, no estoy hablando de ningún amor predestinado ni nada parecido, simplemente de dos personas que parecen sentirse con la libertad de hablar de cualquier cosa al otro. Como dije antes, simplemente una afinidad mutua.



Claro que todo no se queda ahí. Hay dos cosas en concreto que me gustan especialmente de esta trilogía. La primera es lo que hablan entre ellos. Advierto que aproximadamente el 90% de las tres películas, si no más, son una conversación, en la que Jesse y Céline hablan de temas tan dispares como el desarrollo de la vida, las relaciones entre personas, el amor, la muerte y asuntos mucho más banales. Todo ello con un tono enormemente ligero y natural, de forma que por muy profundo sea lo que están diciendo en ningún momento se acerca siquiera a producir el más mínimo aburrimiento o a perder el hilo de la conversación. Por supuesto, el hecho de que hayan diez años entre cada una de las películas se traduce en un cambio de punto de vista conforme el tiempo pasa. Además, y esto es algo que también me gusta especialmente es que, en cada una de las películas de la trilogía hay varias referencias a lo que ha ocurrido o iba a ocurrir en las demás. También aprecio el hecho (aunque no sea tan relevante) de que en varias ocasiones se haga hincapié en las diferencias entre Europa y América, algo que en muchos filmes se hecha de menos, y que en esta trilogía está personificada en la procedencia de los dos protagonistas y en el desarrollo de la saga en lugares del viejo continente.


Lo segundo que me encanta de esta trilogía "Before" es la forma en que está rodada. Como dije, la mayor parte de las películas están ocupadas por diálogos entre Jesse y Céline, diálogos muy largos que tienen muy pocos cortes. En este aspecto sí hay cierta diferencia entre cada una de las entregas: la primera "Antes del amanecer", es quizá la que tiene más divisiones entre una escena y otra, provocado sobre todo porque la película se extiende durante varias horas; en la segunda, "Antes del atardecer", la acción es 100% continua, si la película dura una hora y veinte minutos, ese mismo tiempo es el que transcurre en la historia; y en "Antes del anochecer", aunque sí hay unos cuantos cortes, estos son muy escasos, y permite que el filme se divida únicamente en cuatro o cinco fragmentos temporales. No son muchas las películas en las que veamos esto, con tan buenos resultados y sin que aburra nada.



Así que a todos los que os guste el cine romántico y a la vez disfrutéis películas con un contenido de cierta profundidad no puedo dejar de recomendaros esta excelente trilogía, de magnífico guión y que sorprenderá a más de uno por su frescura, originalidad y complejidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario