lunes, 24 de febrero de 2014

Ciclo de cine japonés: Kagemusha


Si existe un director que pueda ser considerado como el mayor genio del cine japonés, ese es sin duda Akira Kurosawa, uno de los grandes de la historia. Con una extensa filmografía llena de títulos emblemáticos ("Los siete samuráis", "Rashomon", "Yojimbo"), y un buen número de reconocimientos a nivel internacional, Kurosawa, fallecido hace ya 16 años, era una cita obligada en este ciclo. Además de la película que nos ocupa, únicamente he visto dos de sus obras, "Ikiru" y "Dersu Uzala", ambas de muy buen nivel, y más adelante se le añadirá uno de sus últimos filmes, "Ran", que también forma parte de este ciclo de cine japonés.


Si "Dolls" y "Confessions" eran películas, en mi opinión, sobresalientes, "Kagemusha" está al mismo nivel, e incluso es mejor en varios aspectos. Hay que aclarar que el estilo es muy diferente, no se basa en el lenguaje visual ni en imágenes impactantes, sino en la narración pura, en la historia que se cuenta y la forma en que se desarrolla. "Kagemusha", como alguno quizá sepa, es uno de los principales exponentes del cine de samuráis, uno de los géneros más habituales en las películas del país nipón. "El ocaso del samurái" y "13 asesinos" son dos ejemplos de los que ya he hablado antes en este ciclo, aunque el argumento tiene un enfoque distinto. Es una película bélica, histórica y dramática a la vez, con algunos momentos cómicos.



No se si los hechos que se relatan en "Kagemusha" son reales o no, pero sí os puedo decir que algo de verdad tiene que haber en ellos, pues en la película aparecen, y varias veces, dos personajes que sonarán mucho a cualquiera que esté familiarizado con la historia japonesa: Oda Nobunaga y Tokugawa Ieyasu, dos de los artífices de la unificación de la isla en unos tiempos en que el país del Sol naciente estaba dividido en muchos clanes que luchaban entre ellos por el poder. El semi-protagonista, Takeda Shingen, también existió. Sin embargo, lo militar y lo político no es la base del argumento. La historia que se cuenta en "Kagemusha" es la del doble de Takeda Shingen, al que reemplazó durante más de un año después de su muerte cumpliendo los deseos del propio señor de la guerra, y con el conocimiento únicamente de varios de sus consejeros y generales. A lo largo del filme se ve cómo el doble hace creer a los espías de Nobunaga e Ieyasu, a los criados de Takeda e incluso a sus familiares, que él es el auténtico señor, hasta el punto de que Nobukado, hermano del fallecido, llega a pensar que el doble ha sido ocupado por el alma de aquel al que reemplaza.


Baste decir, como referencia de la extraordinaria calidad de la película, que aunque dura casi tres horas, "Kagemusha" no se hace larga en ningún momento. Y cuando digo ninguno es ninguno. No le quitaría ni un solo minuto de metraje, ya que todo lo que se cuenta aporta algo a la historia. Esto es algo de lo que muy pocos filmes se pueden vanagloriar. Gran parte de la 'culpa' de este éxito es la narración. Como dije al principio, soy prácticamente un profano en cuanto a la filmografía de Kurosawa, pero si he visto un elemento en común entre este título, "Ikiru" y "Dersu Uzala" es la extrema meticulosidad con que se relata la historia. Da la impresión de que todas las escenas, todos los planos, están estudiados a la perfección, de forma que no sobre nada. Ocurre con los diálogos, las pocas escenas de batalla e incluso con los momentos en que los personajes simplemente caminan o cabalgan sin decir nada. Además, el ritmo de narración es uniforme, no hay fragmentos que se desarrollen más rápidos o más lentos que otros. Y por último, aunque la película pueda considerarse en líneas generales como un drama, el hecho de que Kurosawa haya introducido algunos fragmentos ligeramente cómicos, y que el tono de la película tampoco sea demasiado trágico, ayuda a que no se produzca un efecto de desgaste sobre el espectador.



Poco más se puede decir, y nada que le haga justicia a la calidad de esta película. Como digo la mayoría de las veces en que realmente merezca la pena, "Kagemusha" hay que verla, es toda una demostración de lo que he comentado anteriormente: cómo hay que narrar un filme. Otra joya nipona que sorprenderá a aquellos que esperen un simple título de samuráis cortando cabezas (para eso os recomiendo "13 asesinos"), y que demuestra que se puede hacer una película de tres horas sin nada que aburra.


Mi puntuación:


Kurosawa roza la perfección con la punta de los dedos. Excelente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario