sábado, 8 de febrero de 2014

American Hustle (La gran estafa americana)


Antes de empezar mi crítica, aprovecho para avisar que no voy a usar el título en español de esta película, porque el original es más corto, sobre todo, porque me gusta más. Sinceramente, no entiendo esa manía que se tiene en España de traducir todos los títulos medianamente traducibles, cuando el inglés suele ser mucho mejor. Supongo que será lo mismo que les obliga a doblar compulsivamente cualquier producción extranjera que nos llega, con la consiguiente pérdida de la riqueza que aporta oír una película en versión original. Pero esta es otra historia...


Hace tres o cuatro años, David O. Russell estrenaba "The Fighter", buena película con un argumento que no era especialmente original pero funcionaba, resultaba entretenida y convencía. Lo mejor fueron las actuaciones de Christian Bale, Mark Wahlberg, Melissa Leo o Amy Adams. El año pasado, volvía con una comedia romántica, "Silver Lining Playbook" (otra vez la dichosa traducción), que no estaba mal para ser de ese género pero tampoco era nada del otro mundo. Y de nuevo lo más destacable, lo que evitaba que fuese una película más, eran las interpretaciones de su reparto, liderado por Jennifer Lawrence, Bradley Cooper o Robert De Niro. Ahora, David O. Russell nos traía su nueva obra, "American Hustle", producción que viendo los trailers y avances daba la impresión de que, por una vez, podía ser mucho mejor que los anteriores títulos de la filmografía del director neoyorquino. Pese a todas las buenas sensaciones, seguía teniendo el temor de que al final terminase siendo como las anteriormente mencionadas: buenas, pero nada más.


Después de haberla visto (y disfrutad) mi veredicto es que "American Hustle" es mucho mejor que "The Fighter" y sobre todo que "Silver Lining Playbook". Más compleja y completa, con magnífico guión, excelentes diálogos y un desarrollo de la historia casi perfecto. Pero veámoslo con más profundidad.



"American Hustle" es, ante todo, la historia de dos personas. La historia de Irving Rosenfeld, un especialista en pequeñas estafas que compensa una apariencia física poco atractiva con una personalidad arrolladora, y de Sydney, una mujer con un carácter similar en muchos aspectos, con una enorme inteligencia y un innegable atractivo, cualidades que a veces la hacen parecer una 'mujer fatal'. Aunque aparecen más personajes, algunos de mucha importancia en la trama, el filme gira alrededor de ellos dos en todo momentos, comienza y termina con ellos. La trama se desarrolla a finales de los 70, época convulsa para unos Estados Unidos en que la corrupción política y el reciente final de la Guerra de Vietnam habían dejado una sociedad profundamente marcada por un clima de 'ilegalidad'. De hecho, lo que se cuenta en la película está basado en unos sucesos auténticos, la conocida como Operación ABSCAM que terminaría con el arresto de varios políticos por aceptar sobornos y otros delitos de esa clase.


Gracias en parte a su banda sonora y al ritmo narrativo que utiliza, David O. Russell consigue sumergir al espectador en el ambiente de  aquella época, de modo que esos años 70 no sean simplemente un marco para desarrollar la historia. Los personajes y las situaciones (que recuerdan a los que se ven en algunas películas de Scorsese, como "Uno de los nuestros") están adaptados al ambiente en que viven, un mundo que se mueve a ambos lados de la ley. Uno de los grandes culpables de que esto se consiga es el guión, excelente, repleto de grandes diálogos y con un puñado de frases para enmarcar que reflejan y contienen a la vez el espíritu del filme. Y junto al guión, un magnífico trabajo de dirección, tanto en el apartado del manejo de los actores (una de las especialidades de Russell) como en lo más técnico, desde los movimientos de cámara, que en varias escenas es esencial, hasta los diseños de vestuario. Como si las estrellas se hubiesen alineado, casi todo le ha salido bien a David O. Russell.



Claro que este nivel sobresaliente de la película no habría sido posible sin un reparto espectacular, lleno de grandes nombres que en "American Hustle" hacen un trabajo encomiable, todos y cada uno de ellos. A excepción de Jeremy Renner, los cuatro actores "principales" (aunque ya he dicho antes que dos de ellos son los auténticos protagonistas) ya han aparecido en las dos anteriores películas del director: Christian Bale y Amy Adams en "The Fighter" y Bradley Cooper y Jennifer Lawrence en "Silver Lining Playbook". Tanto Bale como Adams, que interpretan a Irving y Sydney, están más que sobresalientes, practicamente perfectos. Una pareja de personajes similares en muchos sentidos, seguros de si mismos y muy inteligentes. Bradley Cooper, un actor mucho más limitado que el galés, hace a pesar de todo una buena interpretación, con un papel adecuado a sus cualidades aunque no deja de imprimirle ese histrionismo característico de sus personajes. También me ha gustado Jeremy Renner, el 'tapado' del reparto, menos espectacular pero igual de convincente que los demás, en el que a mi juicio es la mejor interpretación que le he visto hacer junto a "The Town". Un caso aparte sería Jennifer Lawrence, a quien, aunque no lo haga nada mal, le han dado más elogios de los que merece, pues su actuación, más allá de varios momentos muy divertidos, es demasiado similar al que hizo en "Silver Lining Playbook", y no me ha parecido tan memorable como las demás. Atención también al breve pero nada despreciable cameo de Robert De Niro, muy curioso y que recuerda de nuevo a "Uno de los nuestros".


Quizá no sea la mejor película de un 2014 que acaba de empezar, pero seguro que ocupa uno de los puestos más altos. David O. Russell ha hecho con "American Hustle" lo que no hizo en sus dos títulos anteriores: un filme que roza la perfección, divertida, intrigante, con muy buen guión y dirección, una película 'ambiental', envolvente, con grandes actores e interpretaciones. Ojalá en Hollywood se hicieran más películas así. Es imposible no disfrutarla.


Mi puntuación:


Sobresaliente. No es perfecta pero está cerca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario