miércoles, 19 de febrero de 2014

5 recomendaciones (IV)

1. La Vida de Adèle



Una de las películas más celebradas de este año, y después de verla se entiende por qué. Habrá quién la acuse de ser demasiado provocativa, exhibicionista e incluso morbosa. Nada más lejos de la realidad, "La Vida de Adèle" es simplemente un filme valiente, sin complejos y que trata un tema para muchas personas punzante desde un punto de vista que no se puede sino alagar. Muy 'francesa' en muchos sentidos. La dirección de Abdellatif Kechiche es excelente, y las interpretaciones de Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos, sobresalientes. He visto pocas cintas en las que se haga tan buen uso de la mirada de sus personajes como en esta, transmiten tanto como sus palabras o sus acciones. Desde mi punto de vista, una película que la sociedad de nuestros tiempos necesita, y si luego vienen más tan buenas como esta, tanto mejor. De haberla podido ver antes habría entrado sin lugar a dudas en la lista de mis favoritas de este año.


2. El Cuervo



Una joya que quizá sea más conocida por el funesto destino de su protagonista (Brandon Lee, hijo del también malogrado Bruce Lee) durante el rodaje de la misma que por la película en sí. Es muy entretenida, y con numerosos puntos divertidos, y además no se pasa con el metraje. Cuenta la historia que tiene que contar y ya está. Su director, Alex Proyas, que debutó en esta producción, estrenaría años más tarde otro filme bastante similar, "Dark City", ambas con una ambientación gótica muy bien conseguida. No diré que es la película del siglo, ni mucho menos, pero viene muy bien si lo que se busca es algo fuera de lo ordinario y con lo que se pueda pasar un buen rato. El próximo año está proyectado el estreno de una nueva adaptación de la novela gráfica en la que está basada, en este caso protagonizada por Luke Evans.


3. Gallipoli



Notable película bélica australiana, dirigida por Peter Weir (quien años más tarde también dirigiría "El club de los poetas muertos", "El show de Truman" o "Master & Commander"), y protagonizada por un joven Mel Gibson, al que acompañaba Mark Lee, mucho menos conocido pero que no por ello le queda a la zaga. Un filme en cierto modo atípico, pues las escenas de guerra únicamente ocupan el tercio final de la película, discurriendo el resto de la misma en plena Australia primero, y después en Egipto. Excelente ambientación, y a pesar de su final ciertamente trágico, casi siempre tiene un tono mucho más ligero, alegre incluso, que otras producciones de esta clase. Además, siempre se agradece ver una película bélica que no trate de conflictos tan manidos como la Guerra de Vietnam o la II Guerra Mundial, y que además esté tan bien contada como esta. Vale la pena.


4. Slumdog Millionaire





No necesita presentación. Esta película, que arrasó en todos los premios de su año, encumbró a un gran director como Danny Boyle, quien ya nos había dejado excelentes filmes como "Trainspotting", "28 días después" o "Sunshine" (aunque este último sea considerado generalmente, y por desgracia, uno de los más flojos de su filmografía). Me sorprendió bastante cuando la vi, en parte por su notable guión, la original narración con la que se desarrolla y por cómo se muestran las dos caras de la India, desde la vida en la más absoluta pobreza hasta los peces gordos que manejan enormes cantidades de dinero. Aunque creo que la segunda mitad es algo peor que la primera, no puedo dejar de recomendar la que es uno de los mejores filmes británicos de los últimos años, muy divertida, entretenida y con momentos de gran emotividad. Como dije con "La Vida de Adèle", no estaría mal que se hiciesen más películas como esta.


5. Lock & Stock



Aunque un paso por detrás de la sensacional "Snatch", "Lock & Stock" comparte con ella muchos aspectos, desde el argumento, muy similar, hasta su narración, ambas señas de identidad de Guy Ritchie, otro de mis directores favoritos. Se podría pensar que tantas coincidencias podrían hacerla aburrida para los que ya hayan visto alguna otra de las mejores películas de este peculiar director, pero, en mi opinión, es completamente imposible. No importa cuantas veces vea esta, "Snatch", "RocknRolla" o, en menor medida, "Sherlock Holmes" (que, esta sí, difiere del resto de las obras de Ritchie), nunca dejará de sorprenderme  y divertirme esa mezcla de humor negro y absurdo  que tan bien hacen en el cine británico. Por si fuera poco, los guiones, con varias historias paralelas cuya conexión, aunque parezca mínima, es vital, son auténticas genialidades.





No hay comentarios:

Publicar un comentario