lunes, 6 de enero de 2014

Las mejores películas de Sam Mendes


Aunque no tiene el renombre ni la casi legendaria trayectoria de grandes directores como Spielberg o Scorsese, Sam Mendes es uno de los mejores contadores de historias del cine actual. Pocos hay tan capaces como él de, con un argumento sin demasiadas complicaciones, crear un relato que pueda emocionar, interesar y sorprender a partes iguales. Protagonizó hace más de una década uno de los debuts más sonados del Hollywood reciente, y a lo largo de los años ha demostrado que no ha perdido aquella chispa que le ha hecho un director mucho más característico de lo que pueda parecer.


1. Camino a la perdición



Reconozco que me ha resultado muy difícil decidir cual de las dos obras maestras de Sam Mendes es mejor, ya que para empezar son dos películas muy diferentes aunque en ambas se vea con claridad la influencia del director británico. Personalmente, aunque entiendo que a muchos les guste más "American Beauty", me quedo con "Camino a la perdición", un filme que da mucho. muchísimo más de lo que uno espera ver. Una historia de gangsters atípica, bastante lejos de las locuras explosivas propias de Scorsese, en la que tiene más importancia el drama que la acción en sí. Además, la película pasa por dos fases, una más cercana al cine negro y otra, la segunda, más dramática en incluso con algunos momentos cómicos. Todo ello, gracias al tratamiento que Mendes hace de la relación entre el padre y el hijo y su evolución a lo largo del filme, que al final se convierte en su pilar fundamental. Muy buenas interpretaciones, en especial de un Paul Newman espectacular, en el que sería uno de sus últimos personajes. Tampoco hay que quitarle mérito al gran Tom Hanks, con un papel serio y poco expresivo que se le da igual de bien que otros más reconocibles de su filmografía. Notables también Jude Law, Daniel Craig y el joven Tyler Hoechlin.


2. American Beauty



Como dije antes, esta película fue la opera prima cinematográfica (ya había tenido cierto éxito anteriormente en el teatro) con más repercusión de época reciente, y no solo por todos los premios que recibió. Este filme es probablemente el que muestre con más claridad la extraordinaria capacidad de Mendes para hacer una genialidad con una historia no demasiado atractiva a simple vista. Esto se debe en parte a la evolución de sus personajes, como vimos en "Camino a la perdición" y como volveremos a ver en otras de sus películas. También le beneficia su aspecto de película independiente, y, por supuesto, la actuación de Kevin Spacey, otro de esos actores capaz de hace maravillas con cualquier tipo de material. "American Beauty" también es conocida por varias imágenes que ya forman parte de la historia del cine: las escenas en las que el protagonista y el personaje de Mena Suvari aparecen cubierto de pétalos de rosas. Otro gran acierto es el de no centrarse en exceso en un único personaje. Cierto que Kevin Spacey es el protagonista y el centro de la historia, pero el resto de 'secundarios' también tienen un peso vital en la película.


3. Skyfall



Muchas personas recelaron cuando se anunció que Sam Mendes dirigiría la tercera película con Daniel Craig como el mítico agente 007, después de otras dos que, a pesar de su éxito en taquilla, tuvieron críticas muy diferentes. El resultado: una de las mejores entregas de esta saga, todo ello gracias a una historia más compleja que los habituales enfrentamientos del agente con criminales 'convencionales'. Claro que esto no habría sido posible sin un villano del calibre de Raul Silva. Encarnado por Javier Bardem, Silva era mucho más que un traficante de drogas internacional o el líder de una corporación capaz de manejar la política de un país, y su enfrentamiento con James Bond iba mucho más allá de un cara a cara entre los dos. La mayor importancia de M en esta película también es de vital importancia, tanto que muchos han considerado a Judi Dench la auténtica (y atípica) chica Bond de este filme. "Skyfall" es también una de las películas menos internacionales de la saga, ya que gran parte se desarrolla en Gran Bretaña. La próxima entrega, que se estrenará en 2015, también estará dirigida por Sam Mendes, y probablemente sea la última, o como mucho la penúltima de Daniel Craig interpretando al agente.


4. Revolutionary Road





Una de las películas románticas más crudas de los últimos tiempos junto con "Blue Valentine", aunque cada una aborda el género desde perspectivas diferentes. "Revolutionary Road" aprovechaba la química de la pareja formada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, que una década antes ya habían protagonizado "Titanic", para desarrollar una historia ante la que es imposible no conmoverse. De hecho, el rodaje fue realmente difícil para los protagonistas, debido a la extrema dureza de la historia y a la intensidad de muchas escenas. A pesar de todo, el resultado fue más que notable, obteniendo un filme muy realista y que abordaba temas que en pocas películas se pueden ver. Las interpretaciones de la pareja DiCaprio-Winslet es sobrecogedora, aunque también merece como mínimo una mención las breves pero intensas apariciones de Michael Shannon con un personaje muy curioso. Una película poco recomendable para personas en situaciones difíciles con su pareja.


5. Jarhead



Aunque sea bastante inferior al resto de su filmografía, esta incursión de Sam Mendes en el cine bélico no es una película que deje indiferente. Con cierto tono jocoso, relataba las vivencias del marine Anthony Swofford (personaje que existió realmente, y en cuyo libro se basa el filme) durante la 1ª Guerra del Golfo. Sin embargo, y como suele ser común en las películas de Mendes, la historia no era ni mucho menos la habitual, pues se centraba en los largos meses que los soldados tuvieron que soportar en las zonas fronterizas de Arabia Saudí mientras esperaba a que el ejército estadounidense comenzase su ofensiva en la Irak de Sadam Hussein. Espera que los marines sobrellevaban como podían, y de la que no estaban precisamente felices. Por si fuera poco, una vez comienzan la invasión, y con los famosos pozos petrolíferos ardiendo de fondo, encuentran una realidad muy diferente de la que esperaban. Película muy recomendable, y que muestra como pocas lo que no se muestra de las guerras. En cuanto a las interpretaciones, muy bien Jake Gyllenhaal (como siempre) en el papel protagonista, además de unos destacables Jamie Foxx y Peter Sarsgaard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario