miércoles, 11 de diciembre de 2013

Ciclo de cine japonés: La espada oculta + El ocaso del samurái



Doy comienzo a este ciclo de cine con una crítica doble. Si lo he hecho así es por una razón muy simple: ambas pertenecen al mismo director, Yoji Yamada, y son muy similares en varios aspectos. Además, forman parte de una "trilogía" en la que, aunque no haya ningún punto de unión ni argumental ni de personajes, tienen en común el tema que tratan.

"El ocaso del samurái" y "La espada oculta" son, como podréis imaginar leyendo los títulos o viendo los carteles de ambas, películas de uno del subgénero más conocido del cine japonés: los samuráis. No hay más que echar un vistazo a varios de los filmes del gran maestro del país del sol naciente, Akira Kurosawa: "Los siete samuráis", "Yojimbo", "Ran",... Algo similar a la costumbre que existe en España de hacer películas basadas en la Guerra Civil.

Ambos filmes se desarrollan en el mismo periodo histórico, aproximadamente a mediados de siglo XIX, una época en que la sociedad cerrada y tradicional de Japón comenzaba a experimentar una serie de profundos cambios que la llevarían en menos de cien años a convertirse en una potencia mundial. Sin embargo, ni en "El ocaso del samurái" ni en "La espada oculta" es este el tema principal, y solo es visible por la presencia de armas de fuego, en especial en la segunda, en la que se toca de forma algo superficial la confusión y el deshonor que suponían para los guerreros samuráis las nuevas tácticas de guerra.


Dije al principio del artículo que las dos películas son muy similares en varios aspectos. Argumentalmente, por ejemplo, es tal el parecido entre ambas que hay momentos en los que da la impresión de estar viendo el mismo filme. En ambos, los protagonistas son samuráis de bajo rango, no muy bien considerados en su comunidad y con cierta habilidad en el manejo de las armas. Además, los dos tienen en común el deseo, en un principio oculto, de casarse con una mujer que, por distintos motivos, les resulta inalcanzable. Y, por si fuera poco, en distintos momentos de la historia se ven obligados por su clan a enfrentarse a sendos criminales que a priori son mejores guerreros que ellos. No obstante, hay diferencias tanto en el desenlace como en el desarrollo de la historia.


Otro aspecto a resaltar del estilo de Yoji Yamada, además del ritmo lento habitual del cine japonés (y de otras películas orientales), es la maestría con la que logra plasmar la sociedad de la época, el comportamiento de los personajes dependiendo de su posición, la importancia más que conocida del honor para los samuráis y la vida cotidiana de aquellos tiempos. Ambas películas, a pesar de su ritmo tranquilo y de no tener una historia especialmente original o impactante, consigue captar la atención, y no llega a aburrir en ningún momento. Sin embargo, los que esperen un filme repleto de combates de katanas se van a llevar una enorme decepción.


Mi puntuación:


El ocaso del samurái: 8


La espada oculta: 7,75


No hay comentarios:

Publicar un comentario