viernes, 15 de marzo de 2013

Hansel y Gretel: Cazadores de brujas



Señoras y señores, no me cansaré de repetirlo: cuando veáis una película (y con más motivo si vais a verla en el cine, sobre todo porque las entradas no están precisamente baratas), hay que tener bien claro qué se espera ver del filme en cuestión. Por ejemplo, escenas de tiroteos y persecuciones si es una película de acción o un generoso surtido de sustos si es de terror. El motivo por el que digo esto es muy sencillo. Cuando comenzaron a saberse los detalles de esta película, "Hansel y Gretel: cazadores de brujas", de forma muy previsible la crítica internacional expresó su contrariedad ante una película de estas características, es decir, una versión cañera y bastante bestia de un cuento tradicional. Del mismo modo, las primeras crítica que se publicaron masacraron sin ninguna piedad el filme de Tommy Wirkola, alegando infinidad de razones como lo estúpido de su argumento, su malísimo guión y su nula seriedad. Ahora, yo pregunto: queridos críticos, ¿qué esperaban ver? ¿Una historia profunda? Por favor...

Mi pretensión en este artículo no es ensalzar las virtudes de "Hansel y Gretel...", no. De hecho, comparto las razones que he expuesto con anterioridad. Tanto la historia en sí como el guión son, por decirlo de una manera suave, ridículos. Cierto que el argumento es muy simple, no tiene apenas profundidad; que algunos diálogos dan vergüenza ajena; que muchos de los "cambios" que se han introducido con respecto al cuento original son ridículos,... De acuerdo.

Pero no se le puede pedir peras al olmo. "Hansel y Gretel" es nada más que una película de evasión pura, y no tiene ninguna otra pretensión. Yo, personalmente, a pesar de que el guión fuese malo con ganas, me lo pasé como un crío viendo la película. Porque Tommy Wirkola (aquel director noruego que hace unos años hizo esa otra barbaridad titulada "Zombis nazis) ha creado un filme entretenido, con un buen número de momentos que hacen reír, con una ración doble de sangre y vísceras y, en definitiva con una historia perfecta para verla un domingo por la tarde en la que no se tiene otra pretensión de pasar un rato divertido. Es 100% disfrutable.

Wirkola acierta por completo al no caer en una trampa común en filmes de este calibre: darle una seriedad que, por cuestiones obvias, "Hansel y Gretel" no tiene de ninguna manera. Es decir, tiene algo que he recalcado bastante a menudo en anteriores críticas: coherencia. Y, además, el hecho de que su duración sea mínima (no llega a la hora y media de metraje) también le favorece. Sobre todo porque apenas se le puede sacar más jugo a una película de estas características. Aunque confieso que a mi se me pasó el tiempo volando mientras la veía.

En cuanto a los 'cazadores', Jeremy Renner y Gemma Arterton, diría que siguen el ejemplo del director noruego. No se toman del todo en serio sus personajes pero consiguen ser medianamente creíbles. No se si es impresión mía, pero el trabajo de ella, de la británica, me ha parecido más convincente que el de Jeremy Renner, quien en algunos momentos del filme me ha dado la impresión de no estar metido en su papel. También hay que reconocer que la villana de Famke Janssen cumple con su objetivo. Los demás personajes, o quedan ridículos (un troll llamado Edward) o están para adornar.

Mi puntuación:

Aprobado, pero sin lanzar fuegos artificiales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario