domingo, 31 de marzo de 2013

Confesiones de un cinéfilo. Capítulo I

Hoy iniciamos una nueva sección dedicada exclusivamente a mis opiniones sobre ciertos temas de la actualidad cinematográfica, y que mejor forma de empezar que tratando el tema estrella de los últimos meses en el mundillo del cine. Hablamos del regreso de la dinastía "Star Wars", el niño mimado de George Lucas (tampoco es que haya hecho mucho más), noticia que ha hecho temblar los cimientos del planeta cine, algo que yo sinceramente no acabo de entender.


Vamos a ver, se que la saga de Star Wars es probablemente la saga cinematográfica (puramente, no otras basadas en libros como El Señor de los Anillos o en cómics) con más seguidores. Esto no extraña a nadie si tenemos en cuenta que la primera película se realizó en el año 1977, así que desde entonces, y con otras dos entregas pocos años después, han tenido un buen par de décadas para desarrollar su fama, para crear una legión de fanáticos que, a partir de lo que se vio en aquellas películas desarrollaron aún más el universo en que transcurre la guerra de las galaxias. Ni siquiera yo cuestiono que aquellos filmes, la trilogía original, eran muy buenas películas, pero el mérito se debe ante todo a que George Lucas fue un auténtico visionario y supo explotar a las mil maravillas un género que hasta entonces prácticamente no se había tocado en el cine con la misma profundidad que el californiano. También es cierto que aquellas películas tenían los mismos problemas que se les han achacado a la trilogía más reciente, pero hay que tener en cuenta que aquellos eran los años 70-80, y el cine no era lo mismo por aquel entonces.


El problema fue que el visionario se quedó ciego, se metió en otros proyectos con su colega Spielberg (Indiana Jones y Parque Jurásico) y, para cuando se quiso dar cuenta (si es que lo hizo) había perdido toda la chispa que le hizo convertirse en uno de los directores más reconocidos de su tiempo. Eso sí, se llenó bien los bolsillo de dinero. Pasaron los años, y se le ocurrió que a la vaca lechera aún se la podía exprimir mucho más, así que tuvo la "genial" idea de rodar una nueva trilogía de su producto estrella aprovechando los numerosos avances técnicos que se habían producido desde que realizase la anterior trilogía. Y fue así, señoras y señores, como el mundo vio uno de los mayores fraudes de la historia del cine, una película que desaprovechó de una forma increíble el tremendo potencial que tenía: "La amenaza fantasma". Por supuesto, a los fanáticos de la saga la película les pareció la octava maravilla del mundo, pero para mí, y para muchos más, siempre estará en el abismo  de los mayores errores del cine. La segunda entrega fue un pelín mejor (lo difícil habría sido hacerla peor, visto el nivel de la anterior), al menos recuperó parte de la épica de las batallas de la trilogía original, aunque los fallos continuaron. Los personajes de los principales villanos, el Conde Dooku y sobre todo Lord Grievous, no lograron ni mucho menos hacerle sombra al legendario DarthVader; George Lucas no tiró a la basura al horrible personaje de Jar Jar binks; el romance entre Anakin y Amidala no encajaba ni con un calzador; el guión seguía siendo tan malo como el anterior,... Aunque en mi opinión su principal fallo, y el que lastró a la trilogía durante mucho tiempo, fue el de la elección del actor protagonista Hayden Christensen (para quien no lo sepa, uno de los candidatos más firmes para llevarse el papel fue Leonardo DiCaprio). Eso sí, considero que acertaron en explicar la creación de los clones. Con la tercera película el panorama mejoró de forma considerable, pero el daño ya estaba hecho.



La incógnita está servida. Va a ser difícil explotar aún más un producto ya sobreexplotado, pero tenemos una buena noticia, y es que J.J. Abrams, el realizador del que para mi es el heredero natural de Star Wars, "Star Trek", va a ser el encargado de dirigirla, y George Lucas parece que no va a implicarse más de lo necesario en el proyecto. Por otro lado, el otro punto que alarmó a muchos de los fans, la compra de Lucasfilm por parte de Disney, no tiene por que ser un problema. No hay más que recordar que cuando se hizo Los Vengadores, la productora ya había comprado Marvel, y aún así no se vieron por ningún sitio sus efectos, así que es de esperar que hagan lo mismo en el caso de Star Wars. En cuanto al tema del reparto, el regreso de los protagonistas de la trilogía original, aún está por ver si serán los protagonistas o si tendrán un papel más testimonial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario