miércoles, 19 de septiembre de 2012

9 películas de Liam Neeson

William John Neeson, norirlandes, nacido un 7 de junio de hace ya sesenta años, boxeador en su juventud, es uno de los actores más sólidos del hollywood de los últimos años. Repasamos algunas de sus interpretaciones más recientes.



1. Star Wars: Episodio 1; La amenaza fantasma.



Luciendo melena, le vimos en la primera entrega de el reinicio del rodaje de Star Wars como el jedi Qui-Gon Jinn, varios años después de recibir la que sería su única nominación al Oscar por "La lista de Schindler", y ya consolidado entre las principales figuras del cine con otros títulos como "Michael Collins" o "Los Miserables". En Star Wars, aunque únicamente aparece en esta primera entrega, es uno de los personajes fundamentales de la saga, tanto por ser quién introduce a Anakin Skywalker en la disciplina jedi (con las ya más que conocidas consecuencias), como por su papel de maestro de Obi-Wan Kenobi, quien posteriormente asumiría un rol similar al suyo, el de mentor de Anakin. Su combate con el villano Darth Maul es una de las escenas clave de esta película.



2. El reino de los cielos.



Seis años y varios largometrajes después (como "Gans of New York"), Ridley Scott le reclutó para un papel en cierto modo similar al que realizó en La Guerra de las Galaxias, en una de sus superproducciones más criticadas (aunque, en la opinión de quien esto escribe, fue una muy buena película). Godofredo de Ibelin, padre y mentor del héroe Bálian interpretado por Orlando Bloom,  ejerce una influencia importante sobre el desarrollo de la película a pesar de su muerte temprana. Probablemente no es su mejor personaje, pero no está de más mencionarlo.



3. Batman Begins



...Y apareció Chris Nolan para darle su, en mi opinión, mejor papel en la última década. Ra's Al Ghul, el supervillano de la primera entrega de la exitosa trilogia del hombre murciélago, nos mostró una faceta diferente de Liam Neeson, la del 'malo' carismático y con fuertes principios. Un personaje brillante, fuerte, inteligente, cuya sombra se extiende más allá de esta primera película (los que hayan visto la tercera y última sabrán a qué me refiero). Y, una vez más, ejerce como maestro y mentor del protagonista.



4. Venganza



Ya como protagonista, Liam Neeson se destapó como estrella del cine de acción en un título que, si bien muy mal valorado por la crítica, demostró algo que le hemos visto repetir varias veces desde entonces: su capacidad para echarse sobre las espaldas el peso de una película con poco que le den. El asunto tiene aún más mérito si tenemos en cuenta que el norirlandés ya tiene sus añitos y, sin embargo, todavía le vemos soltando leñazos a diestro y siniestro. Y no sería la última vez...



5. Chloe



Mucho más tranquilo le vimos en Chloe, su película más floja de los últimos años en cuanto a la interpretación, aunque en gran medida se debe a que aquí el protagonismo recaía más bien sobre las dos personajes femeninos, Julianne Moore y Amanda Seyfried, mientras que el suyo, además de contar con menos apariciones n pantalla, quedaba algo desdibujado y falto de interés. En pocas palabras, pasó algo desapercibido. Eso sí, tiene una escena realmente intensa junto a Amanda Seyfried.



6. Furia/Ira de titanes



Poco después apareció, pelucón incluido en el remake, tan discutido como espectacular, de Furia de Titanes, interpretando nada más y nada menos que al dios Zeus. Sin muchos alardes, cumplió con su papel en la primera entrega a pesar de que no gozó de demasiados minutos a lo largo del metraje, pero en ira de titanes, la segunda parte, lo remedió con creces. No solo contó con mucho más protagonismo, sino que, en una interesante pareja con Ralph Fiennes, tuvo algunas de las mejores y más emotivas escenas en su haber. Nada fácil en un largometraje en el que lo más destacado es la vertiente visual.



7. El equipo A



También tuvo ocasión de lucirse interpretando a un personaje tan carismático como el del Coronel Hannibal Smith, en la reciente versión cinematográfica de una de las series más importantes de los años 80. Aunque su faceta cómica no sea la más brillante, tuvo que sacarla a relucir en esta película en algunos momentos, con unos resultados no demasiado brillantes, pero convincentes. En ese sentido, le favoreció el hecho de tener el protagonismo compartido con otros actores que sí lo explotaron mejor. De todos modos, demostró una vez más su capacidad para tomar el liderazgo en un personaje que así lo requería.



8. Sin identidad.



Dirigido por el español Jaume Collet-Serra, Liam Neeson volvió a sacar lo mejor de sí mismo en un título a medio camino entre el thriller psicológico y el cine de acción. Con un argumento atractivo e intrigante, se introdujo a las mil maravillas en la piel de un confuso Martin Harris. Sin gesticular de forma exagerada, su expresión mostraba en cada fotograma una expresión que se adecua perfectamente a la del hombre perdido al que interpreta.



9. Infierno Blanco



Perdido en plena tundra de Alaska, protagonizó un historia sólida, relatada con coherencia y, sobre todo dura. Además de añadir un largometraje a su larga lista, Liam Neeson demostró también, durante el rodaje que, además de un actor de primera categoría, es también un grandísimo profesional, debido a la dificultad que implicaba el rodaje de una película de estas características, a muy bajas temperaturas, y con algunas escenas de las que resultan difíciles de llevar a cabo para cualquier actor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario